domingo, 19 de diciembre de 2010

Mentira

Un semáforo con acreditación de omnipotente no deja de mirarme

Mirar a la derecha,
apretar los puños,
mirar a la izquierda,
observar un semáforo apagado
en mitad de una oscuridad
en estéreo.

Apretar los puños
contra el puñal
que corta el flujo sanguíneo
sobre un charco de sangre
al borde,
suicida o asesino.

Una autopista de ruedas
envolvente,
apretar el paso anclado,
echar raíces, vigilar el nido
sobre el campanario,
negociar un origen
con la mafia de las tradiciones.

Apretar los bolsillos
contra las monedas,
limpiarse el culo
con billetes
de pólvora.

Apretar el pecho,
los pulmones
el aire
contra los huecos de la ignorancia,
el mundo.

Gritar ultrasonido.

Comprobar cuán extensa
es la cárcel
antes de cruzar
una mentira
tan bien organizada.

No al cierre de webs

Se aprueba en el Consejo de Ministros (sólo queda ser aprobada por el Congreso) la ley de Economía Sostenible, por la puerta de atrás y sin cambios en su Disposición Final Primera, referente a los derechos de propiedad intelectual en internet y que plantea la creación de una comisión que podría cerrar una página web sin la orden de un juez.:




Las páginas web que podrían verse afeptadas, Seriesyonkis.com y otras para consumir online contenidos subidos por los usuarios han publicado esto en su web. ¿Creías que no te afectaba?


series yonkis cierre de webs
"Si se aprueba la Ley Sinde, esta página desaparecerá.
Internet será una tele más, al servicio del poder.
Por la libertad de expresión en la Red.
No a la censura. No a la Ley Sinde.






Según el presidente del Gobierno, "no se va a cerrar ninguna web".





Lo mejor que se me ocurre es un referéndum. Y sigo pensando lo mismo:

Un creador no obtiene los recursos necesarios para su supervivencia de lo creado en el pasado, sino de la curiosidad del público en torno a qué será lo próximo que se le ocurra a ese pedazo de cabrón.

Economía de la atención.

---

Actualización 1: 20/12/10 - 00:11

Si cierran peliculasyonkis.com, pueden cerrar este blog. ¿Qué es internet? Una nube de conexiones. Esas páginas web son listas de enlaces. Como este blog. Como la inmensa mayoría de las páginas que conforman internet.

No he robado todo lo que sé.

¿Cuál es el delito? ¿Compartir? ¿Dar a conocer obras, sí, con derechos de autor, y aumentar el prestigio de sus autores? Ese prestigio que les permite ser conocidos por su trabajo y tener acceso a un mayor número de clientes. Sí, un visitante es un cliente. Espera algo interesante a cambio de dedicarme su tiempo, y su tiempo es lo único que no tiene precio. Al menos para mí.

¿Es aprovecharse de otros intentar organizar esta ingente masa de información para que podamos encontrar aquel libro que desapareció de la biblioteca o el primer cd del grupo que suena en la radio?

Quien crea que esto no es un trabajo comparable y compatible con la producción es porque no sabe el esfuerzo y las horas de dedicación que exige. Además, en el caso de las películas, están alojadas en megavideo (con servidores repartidos por todo el mundo, y no hay una legislación internacional de la Propiedad Intelectual), no en peliculasyonkis.

¿Quién es el "ladrón"? ¿El usuario que sube el archivo a internet, el propietario del servidor que lo aloja, el que lo enlaza, tú? ¿Tim Berners Lee? Es cierto, se pierden muchos puestos de trabajo, pero alguien recuerda el Ludismo?

A los creadores. Si no confías en que el resto de usuarios reconozca tu trabajo, es que no confías en ti mismo. Si lo haces para ganar dinero y no generas suficientes ingresos, amigo, aprende todo lo que puedas sobre internet o lo siento, pero tendrás que dedicarte a otra cosa... En principio, pierdes más de lo que ganas si no estás en internet, accesible de forma gratuita. La libertad para tomar esta decisión, por supuesto, es tuya y sólo tuya.

Internet es un ecosistema simbiótico.

Todos agregamos valor al producto con el simple hecho de hacerlo accesible, contextualizarlo, definirlo, admirarlo; todos somos a la vez críticos y clientes potenciales. Todos ganamos o todos perdemos. Es así de simple. Sólo hay que respetar al autor y la fuente.

Es triste que tengamos que esperar a que lleguen las grandes inversiones de marketing en internet para darnos cuenta de que detrás de un ordenador sí, amigo mío, hay otra persona (para lo bueno y para lo malo).

La puerta está abierta, ¿puede cerrarse?
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall