jueves, 25 de noviembre de 2010

Cerebro masculino

A esta edad, cualquier cosa puede cambiarme la vida. Y no es que yo lo diga, es que es así, estoy hecho así, forma parte de mi naturaleza. Soy animal. Depredador y presa... territorial. Por eso me inundo de dudas y busco un abrazo, y suena a voz de teléfono. Por eso Madrid en invierno es triste, y hace frío. Porque soy adolescente hasta los 24.

Todos los capítulos de Redes son para verlos varias veces... Eduard Punset, un mago de la entrevista, compendio de innumerables saberes, que ha entrevistado a los grandes investigadores de nuestra generación. Ahora, con un cerebro más empático.





La cruda realidad (película sin cortes)

Una comedia romántica americana y sincera. Algo difícil de encontrar.

(Gracias Niko)


---
Actualización: 10/1/10 - 1:38

La infidelidad es genética.

Más exactamente, la tendencia a la infidelidad en los hombres depende de sus genes. El detector de la vasopresina determina la inclinación a la poligamia. Quienes no tienen ese gen son monógamos más fácilmente.

Me quiere si se acuesta conmigo.

"¿Cómo sabes que ella te quiere?" Ellos responden mayoritariamente: "Porque practica sexo conmigo". Conclusión de la psiquiatra: ella debe considerar que cuando él le pide sexo, además de querer placer, busca un refuerzo del vínculo.

Tres minutos frente a 24 horas.

Los hombres no necesitan para excitarse más de tres minutos. Las mujeres, más de 24 horas. No es una errata. Lo que dice es que todo lo que sucede en las últimas 24 horas, o incluso más, influye en la capacidad de excitación de ellas. Excepto, aclara, dos días al mes, antes de la ovulación. Esos días ellas, más excitadas, pueden "buscar diversión fuera de casa".

(Vía XL Semanal -Nº 1181-
en referencia a El cerebro masculino, de Louann Brizendine)


Cerebros... y cerebras.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall