lunes, 11 de abril de 2011

Ascensor

Se apagaron los focos. Nadie sabía muy bien qué hacer durante el tiempo que aguantaran las baterías. Seguían apagados. Era la primera vez que aquellos miles de personas se quedaron en casa en lugar de viajar de ciudad en ciudad en metroplús. Contemplaron la oscuridad del espacio en sus vidas. Un negro imborrable.

Una extensa red de captadores de energía solar capaces de retroalimentarse había sido la encargada de mantener una red de túneles con la luz encendida durante millones de años, después incluso de que el sol se apagara. La transmisión de ideas guarda silencio. Poco después del último tiroteo, el sol se apaga con la humanidad atrapada en un ascensor.

(jugando a la ciencia ficción)
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall