viernes, 14 de junio de 2013

Tácito


Tácito acuerdo ante inclemencias

Sujétame fuerte,
me dijiste.
No me sueltes de repente,
agáchate al atravesar el bosque,
me dijiste.

Mantén mis brazos de vuelo,
yo te elevo si tú impides que caiga;
descansa si es preciso en un verso,
le dijo.

Súbete a mi espalda,
te dije.
Yo te llevo si tú impides que me estire;
si evitas que alcance nuestro límite,
te dije.

Mantén mis pies firmes sobre el terreno,
adviérteme de obstáculos y agujeros,
señala las nubes que sigan buenos vientos,
le dijo.

Se miraron
de arriba a abajo.

Antes de darse cuenta,
habían llegado.



SpNt2005 – 4/6/2013
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall