lunes, 8 de noviembre de 2010

Basura espacial

Una de las mejores cosas que hice la última vez que fui a Granada fue ver con Niko la serie de animación Planetes. Enterita.

Narra la historia de un equipo de basureros espaciales. Abarca desde situaciones cotidianas a conflictos morales del ser humano como especie en un contexto extremadamente realista. Incluso podría considerarse futurista, por cuanto la basura espacial empieza a ser un problema. Y, como podrás deducir de lo que viene a continuación, no es de extrañar.

Actualmente hay más de 13.000 satélites dando vueltas alrededor de la Tierra, y gracias a Google Earth Satellites podemos ver su posición casi en tiempo real (actualizada cada 30 segundos) desde nuestra casa. Para ello hay que instalar Google Earth, pero para hacernos una idea basta con ver el siguiente vídeo.




Sputnik, el primer satélite artificial, se lanzó en 1957. Desde entonces, muchos satélites se han mantenido en órbita, aunque sólo uno de cada cinco sigue en funcionamiento, el resto es basura. En la web de la Agencia Espacial Europea (ESA) podemos encontrar una galería de imágenes y un vídeo de la evolución de los desechos (1957-2000).

En 1998 se estimaba que entre 30,000 y 100,000 objetos de tamaño mayor a un centímetro (tornillos, por ejemplo) vagaban a la deriva por el espacio. Estos pequeños objetos viajan a velocidades que rondan los 20km/s, 30 veces superior a la de un avión; lo suficiente como para poner en peligro la vida de los astronautas y dañar a otros satélites, generando así más basura espacial.

En mayo de 2010, eran 300.000 piezas de basura espacial mayores de un centímetro. El problema era que los radares y telescopios sólo pueden localizar piezas más grandes que un limón; pero ha sido resuelto con el lanzamiento el pasado septiembre de la Space Based Space Survelliance (SBSS), un satélite dedicado exclusivamente a monitorizar fragmentos de basura espacial, capaz de detectar objetos en zonas diurnas y, además, nocturnas, lo que reduce los objetos "perdidos" en órbitas geosincrónicas (sincronizadas con el movimiento rotatorio del planeta) a la mitad.




En el sistema anterior, MSX/SBV system (Descargar .pdf más detallado), los planos focales del CCD, el área de una cámara donde la luz es enfocada, tienen un número de píxeles limitado, de forma que complicaba el seguimiento de los objetos (cada píxel del plano focal cubre un pequeño ángulo) y la posibilidad de realizar búsquedas simultáneamente (cada sensor cubre áreas enormes).

Aplicado el SBSS, los planos focales tienen cinco millones de píxeles, suficiente para realizar ambas tareas al mismo tiempo. Aún así, el anterior sistema ha servido también para recabar información sobre el cambio global de los niveles climáticos (.pdf) y diversos fenómenos espaciales, como el cometa Hale-Boop y los quásars.




En todo caso, actualmente, se estima que son 5.500 las toneladas de desechos que sobrevuelan nuestras cabezas, cifra que aumenta un 5% cada año.

Este problema que hace un año (2009) afectó al telescopio espacial Hubble, también comienza a afectar a las señales de comunicación por satélite. Para solucionarlo, se ha desarrollado "CubeSail", un pequeño satélite que despliega en órbita una hoja de plástico de 25 metros cuadrados. Según la BBC, las moléculas de aire que aún conservan los desechos son atraídas por el plástico, de forma que el satélite podrá redirigirlos hacia la atmósfera terrestre, quedando reducidos a una especie de lluvia de estrellas. Será enviado al espacio en 2011 y estará preparado para realizar labores de recogida en 2013.




A estas alturas, resulta paradójico que durante la Guerra Fría, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética pusieran a prueba sus armas destruyendo satélites inoperativos... los que aún conservaban restos de combustible, explotaban y hacían aún más peligroso el espacio, justo lo que los terroristas de Planetes quieren conseguir para alejar al ser humano de su codicia.

Para terminar, como anécdota, el satélite Vanguard I, en órbita desde 1957, es considerada la pieza de basura más vieja del espacio, aunque difícilmente formará parte de algún museo.


Fuentes principales:

La basura espacial (.html -1998)
Spacer Survaillance (.pdf -enero 2001)
Toward Operational Space-Based Space Surveillance (.pdf -2002; sobre sistema MSX/SBV)
El problema de la basura espacial (.html -abril 2008)
Basura espacial (.pdf -mayo 2010)

Recursos:

Inter-Agency Space Debris Coordination Committee (en inglés, Comité de Coordinación entre Agencias sobre Desechos Espaciales)
Orbital Debris Program Office, NASA (en inglés, Oficina del Programa de Desechos Orbitales)
NASA Procedural Requirements for Limiting Orbital Debris (.pdf -mayo 2009; Requisitos de Procedimiento para la Limitación de Desechos Orbitales)

© Lo supe en cuanto te vi
Diseño de Maira Gall