martes, 11 de mayo de 2010

La Evolución Tribal (II)

2.2. La Historia basada en el recuerdo de lo irrecuperable

Parece demasiado simple ¿no creen? Es lo que más miedo me da.

La cuestión es que esa batalla por el liderazgo a nivel global es algo que han intentado, y siguen haciéndolo, todas las tribus del grupo A, Grecia, Roma, Europa, el viejo continente. Ha sido el modelo triunfador, sin embargo, las guerras actuales no son entre grandes potencias, perdón, tribus.

Concretamente, enfocamos a la guerra de Irak. ¿Por qué?

Desconozco los detalles sobre esta guerra que lleva manchando los telediarios de sangre desde 2003, y son muchas las "casualidades" previas y posteriores a la declaración de guerra de EE.UU.; pero ¿por qué? ¿Por el petróleo? ¿Mantener la inversión y el consumo armamentístico para evitar que se hunda la economía estadounidense y mundial? ¿Acaber con los terroristas que ponen en peligro la seguridad mundial? ¿Qué es un suicidio si te ayudan?

Quizás sea un poco de cada una; pero voy a intentar aplicarle mi teoría sobre la evolución de las tribus.

En el apartado anterior nos situamos en una casa con unas pocas habitaciones con una tribu en cada una. La tribu del grupo A había crecido más que las anteriores y había absorbido "pacíficamente" los recursos de la habitación del grupo B para seguir creciendo, siendo para ello necesario hacer desaparecer la estructura de la tribu que anteriormente la habitaba, y por lo tanto, relegada con el tiempo a una minoría que no tiene nada que hacer contra el desarrollo del subgrupo invasor de la habitación A.

Viajemos ahora a la habitación del grupo C, que ha permanecido todo este tiempo con un crecimiento de población casi nulo pero que asegura la supervivencia de la tribu a largo plazo, bien limitados por el medio o por una cultura no basada en el conocimiento empírico sino en la participación social, basada en la importancia de un todo natural que nos obliga a ser competitivos utilizando nuestra naturaleza y no a través de su aplicación sobre la misma, al menos sólo a pequeña escala (arcos y flechas). Esta tribu también se ha dividido en varios subgrupos, aunque por razones diferentes: el crecimiento de la población se mantuvo constante hasta que el medio no era capaz de mantener a una población tan elevada; es por eso que las familias más jóvenes emigraron a otros rincones y se expandieron a lo largo y ancho de la habitación.

Por casualidad aparece en la habitación del grupo C otro subgrupo de la habitación del grupo A, que ha visto cómo el otro subgrupo ha invadido la habitación del Grupo B y ahora amenaza con hacer valer su rápido crecimiento sobre el campo de batalla. El subgrupo A decide no perder más tiempo y suprimir las tribus para aprovechar los terrenos ricos en recursos para la emigración de su población o, para evitar (retardar) una posible confrontación entre los grandes subgrupos de la habitación del grupo A, se las reparten entre ellos.

Sin embargo, este no llega a ser el procedimiento, según mi opinión, que caracteriza a los implicados en la guerra de Irak.

Podemos diferenciar dos tribus: EE.UU., subgrupo líder de la habitación A que encontró un bonito lugar repleto de recursos tras "limpiar" de extraños la habitación del grupo B. En la posición opuesta, se encuentra el grupo D. Este grupo se dividió en varios grupos pequeños por la misma razón que el grupo C y mantuvo la igualdad entre subgrupos hasta que adquirió el conocimiento a partir de la observación de invasiones de subgrupos de la habitación A, sin recibir un ataque directo de éstos. Es decir, adquirió los conocimientos propios del progreso basado en la destrucción sin una destrucción implícita; y pudo igualarse en condiciones estructurales similares a las tribus del grupo A: disponer de energía nuclear, por ejemplo. Además, el hecho de disponer de recursos necesarios para el crecimiento de los subgrupos de la habitación A y que éstos los hayan agotado ya o los estén reservando, convierte al subgrupo líder de la habitación en la última conquista, la última antes de que no haya nada más que conquistar: las fuentes de energía son el objetivo y su consumo el medio.

Siento decirlo, pero la partida ya está terminando, el 90% de la población vive en países industrializados. ¿Se puede evitar? No lo creo. Simplemente nos queda mirar el rico y variado álbum de fotos en el que se encuentran las caras de nuestros hermanos. Así es la selección natural: las características de una especie se ramifica en función del sol, pero en situaciones de escasez (provocada por el aumento de bocas que alimentar) la más adaptada al sistema sobrevive a costa de las otras, aunque sea un suicidio. La inteligencia, capaz de darnos la bendición del conocimiento y las comodidades del progreso a cambio de convertir nuestra Historia en recuerdos. Ese es el precio: una memoria cargada de recuerdos que desaparecerán con las palabras, con la muerte de los significados pacíficamente obsoletos. La victoria es ser la única tribu, aunque ello lleve implícito ser la última.

Como hormigas con la cabeza grande.


© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall