lunes, 19 de diciembre de 2011

Hueco

Amor es eso

Si es mi herida tan grande
es porque los caminos son largos,
la mirada distante
y el corazón cercano.

La pena es ir descalzo
por afilados quiebros sin retorno
en una gravedad muda.
Avanzar es
acercarse a un lado
arrojando líneas de carne
hacia el extremo contrario.

La esperanza es ir descalza
sobre agua y verano,
y almendro y color de fruta
y amor
y amor
directo y espontáneo
en los portales de lo insensato.

La verdad
es un presente
antes de ser obviado.

Amor es eso
que deja huecos
que cubren los besos
que no se dan.






SpNt2005 – 31/11/10

Hace algún tiempo me planteé enviar poesías a concursos,
el problema es que en la mayoría de casos tienen que ser inéditas...
y esto es decirlas...

Anne Michaels

De Buceadores de la piel (1999)

El mundo apasionado

alrededor. Días navegando, meses,
y aún la ruta resulta novedosa; estrellas desconocidas.
Tiras de ellos y, tensados más allá del tiempo,
los caos conectan esta casa flotante
al viento, deshilachándose con su sonido.

Llegar es dormir
donde dejamos de movernos.
Pasando el cardumen de la ropa
hasta esa orilla repleta de restos
de palabras. Un dobladillo de sal,
una cenefa blanca en las piernas de mar gruesa.

El amor anhela la tierra. Soñamos
toda la noche con el sopor eléctrico de la jungla;
coros de insectos navegan por nuestros oídos
y sucumbimos, adentrándonos en lo verde. Toda la noche
el amor corre sus pesadas cortinas de perfume ante el mar
y despertamos con la tentación de la tierra en los pulmones,
con hambre de pan y naranjas.
Salamandras se deslizan por la sombra de tus pasos, desaparecen
entre las plantas de café, cactus carnosos, jugosos espinos y
flores que recogen la lluvia como cuencos.
Somos marineros a los que despierta la luna cuando se introduce
en la taberna de los sueños llena de humo y se encuentran con
un nombre en un brazo, los cuerpos bronceados o la presión de una mano,
con el mapa de la noche sobre la piel
trazado como la mancha de musgo sobre la piedra.

Perdidos, más allá de la última señal conocida,
tumbados en cubierta, una tibia luz lechosa sobre el pecho
húmedo,
vemos pasar los ángulos del barco por las estrellas con la austeridad
de un grabado sobre boj, y rezamos para no alcanzar nunca
las luces de esa ciudad invisible donde,
rodeados de tierra, se han olvidado de nuestro regreso.

Pero algunas noches, cuando el viento se despierta,
alzando la vista hacia otras estrellas,
se acuerdan de nosotros con un leve gusto
a sal en los labios.



© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall