jueves, 15 de noviembre de 2012

Gratifico

¿Por qué soy gratis? No confío en Wall Street

No hay sudor válido en mares
u océanos, si no hay objetivos
a la altura del mejor salario.

De nada sirve ser egoísta
o generoso, de nada estar solo
o fatídicamente acompañado.

No hay oficio valorado
sin obtener dinero a cambio.
Pobre y cansado, segundos mal gastados.

No hay para ti un hogar prescindible
a este lado, a este lado del verbo
sin préstamos al mes vencidos.

Aunque hay espacio que no abarca
el billete más caro. Aunque no hay cercas
suficientes para lindar este valle.

No hay gota ni frente para ti útil.
Si hay esfuerzo, si no hay salario,
de nada sirve,
nada, nada, nada, para nada sirve
este tiempo de tiempos gratuitos
si será siempre para ti mal invertido.



SpNt2005 – 15/11/2012
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall