viernes, 16 de julio de 2010

2054

Continuación de: 2053

Hace no mucho publiqué una entrada sobre las 2053 bombas atómicas que nuestra especie hizo detonar desde 1945 a 1998, no sé si recordarás el vídeo de Isao Hashimoto que muestra dónde explotaron... No dura demasiado, échale otro ojo si eso, la ignorancia duele más.

Pues bien, en la imagen se muestran los lugares de las explosiones desde 1945 hasta la actualidad, sólo hay que sumarle el estreno de Corea del Norte en 2006. Además, muestra si se detonaron en la atmósfera, bajo tierra o bajo el agua; y su potencia, desde menos de 15 megatones hasta más de 25.

Para hacernos una idea, "Little Boy", la bomba que destruyó Hiroshima, está en el rango de 10 kilotones, lo que comparativamente la deja en un arma meramente demostrativa. Un megatón son 1.000 kilotones, así que estamos hablando de 1.500 a 2.500 veces más potente que algo así:




Hay proporciones de vergüenza incalculables.

Tapón


Después de 87 días, a 35 mil y 60 mil barriles de petróleo diarios (si se apilan 25.000 en grupos de 6 x 6 forman una torre de 4,5 kilómetros de altura), la herida se ha cerrado. Queda la sangre, el dolor de la memoria en la necedad que no se rinde. Y no es un chiste.

Videojuego




En esta charla en TED, a las que ya estoy empezando a aficionarme y deseando que tú también lo hagas visto lo que se puede aprender con una ración de 20 minutitos al día, Jane McGonigal, diseñadora de videojuegos, nos habla sobre los videojuegos online.

Tengo unos cuantos amigos que juegan al World Of Warcraft (WOW), lo que lo convierte casi inevitablemente en uno de los temas principales durante el tiempo que pasamos juntos, durante mucho tiempo, pero mucho, y no se cansan.

Hay una anécdota curiosa de uno de mis primeros compañeros de piso en Madrid, era "el peru" (sin tilde), era un tipo cuya vida era jugar al WOW por la noche con sus amigos de Perú, ir a clase por las mañanas y dormir por las tardes. Comía casi siempre en una fiambrera pasta con tomate, que dejaba en la olla incluso después de llenarla de agua para "limpiarla más fácil", aunque creo que era algo que ni él mismo creía; después de varias semanas aquello seguía en el fregadero. No era muy limpio el hombre. Y estaba enganchado al té de manzana... se bebía dos litros al día, mientras mataba bichos, con sus ¡Congélalo! a las cinco de la mañana, por supuesto.

Volviendo al tema principal, esta charla ha sido la responsable de que empiece a entender un poco mejor por qué esa gran cantidad de tiempo dedicada a los juegos, se esté o no delante de la pantalla.

Deducía algunas claves, pero además de buenos ejemplos, como la teoría de Malcolm Gladwell, de su libro "Fuera de serie", que afirma que para ser experto en cualquier área se necesitan unas 10.000 horas de práctica o estudio antes de los 21 años; la conclusión a la que he llegado después de esta charla ha sido que los videojuegos son una herramienta, una plataforma como puede ser un lienzo o una página en blanco; los bordes están definidos de una forma diferente pero el jugador viaja sobre el videojuego como lo hace la mirada sobre un cuadro o los significados sobre un texto. Es muy fácil definir algo como "bueno" o "malo", pero cada jugador siente una cosa diferente mientras intenta resolver los problemas que le proponen. Hay que pensar, y eso nunca será algo "malo".
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall