martes, 12 de febrero de 2013

Socialismo cinco estrellas




No quería subir este vídeo. Su interés informativo no va más allá de una joven socialista delante de un micrófono que no habla sobre socialismo, por eso y porque dice algunas cosas dignas de mención, lo comparto.

Es cierto, la gente está saliendo a la calle y sin bandera política. Me alegro. Parece que el que no es católico ni musulmán ni budista es ateo. Parece que el que no es de derechas ni de izquierdas es anarquista. El centro no existe, la apolítica tampoco, ni siquiera la ignorancia sirve mientras se meta la papeleta en la urna y callemos hasta los 22 años.  "Estamos aquí para trabajar", no para "pedir de rodillas" un turno de palabra y ya se verá.

Lo importante es que la gente está saliendo (otra vez) a la calle con argumentos que no salen de los panfletos de propaganda política, sino con argumentos extraídos de su día a día, cosas que se pueden mejorar por falta de "voluntad política".

La política es corrupta. Ya lo sabíamos, dicen los mayores. Pero ahora está demostrado, decimos los jóvenes. Lo dice la tele mientras los mayores miran a otro lado. ¿De quién es la culpa? No de los jóvenes, eso seguro, ni mucho menos de vivir por encima de nuestras posibilidades. El futuro es nuestro y el futuro tiene infinitas posibilidades.

En la universidad me ha tocado ser un desinformado de antemano, con escasos "apoyos informativos", que rozaban el secretismo por conservar la seguridad de aprobar o el puesto de trabajo. Así es fácil despachar los argumentos de un joven representante de alumnos que sólo trabaja para informar a quien quiere informarse. Pero todavía es imposible acceder a las actas del Claustro donde se despiden profesores mientras sigue habiendo dietas (sí, comilonas para los que quedan), algo tan simple y que no pasa por el filtro de Hacienda, por lo que es un canal perfecto para hacer maldades.

Estamos solos, jóvenes del mundo.

Nuestros mayores sois cómplices por culpa de vuestros miedos, ambiciones o falta de responsabilidad.

La derecha y la izquierda están oxidadas, conocemos todos sus defectos y la relatividad "dedal" de sus virtudes. No todos los políticos son corruptos, los hay en el paro y muy buenos. Hay que pensar, repensar y hablar. El capitalismo es un modelo basado en el crecimiento infinito y no hay planeta que lo soporte, eso lo sabe cualquiera que lea un Atlas: tiene un número de páginas finito. La escala tiene poco que ver en esto. El socialismo tal y como yo lo conozco es capitalista. Una alternativa real está por consensuarse a partir de puntos comunes a nivel global, no es un problema de países.

No hay que sacarse nada de la manga. Hay que analizar, repensar, escribir, hablar; y escucharnos entre nosotros. Y a nuestros menores, no cometer el mismo error. Tarde o temprano los mayores con más o menos dinero, más o menos capacidad de decisión, se darán cuenta, más viejos, quizás sordos, de que el mundo no está ni estuvo nunca bajo su dictado.

Tarde o temprano se darán cuenta de que la democracia no es un fin, es otra forma de hacer las cosas.



intención de voto, bipartidismo en mínimos, crisis democracia


(A partir de 1.000 entrevistas telefónicas realizadas por Metroscopia 
para el diario El País entre el 30 de enero y el 1 de febrero.

Véase también el Barómetro del CIS de enero -página 25-)

Por mí, ni PP ni PSOE.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall