martes, 12 de enero de 2016

Ibn Sara As-Santarini



Sulayr*

Nos está permitido dejar de hacer la oración en vuestra
tierra y beber vino reconfortante, aunque está prohibido,

para refugiarnos en el fuego del Infierno, pues nos será
más dulce y más clemente que Sulayr.

Cuando sopla el viento del norte en vuestra tierra,
qué felicidad para un pobre pecador gozar del calor (aunque sea el del Infierno)!

Yo diré, sin poner vanidad en mis palabras,
lo que ha dicho antes que yo un antiguo poeta:

Sí, Señor, debes hacerme entrar en el Infierno,
(pues) en un día tan frío como el de hoy el Infierno debe de ser agradable.




* Transcripción árabe del latín 'Mons Solaris' o 'Solorius', que significa montaña del sol, en referencia a Sierra Nevada (Granada). Actualmente es el nombre de un sendero deportivo que recorre la Alpujarra.


Abu Muhammad 'Abd Allah ibn Muhammad Ibn Sara
(1043-1123), nació en Santarén. Dejó su tierra natal, el reino de Badajoz, tras la intervención almorávide y la destitución de los reyes taifas y se instaló en Sevilla. Hombre culto y de origen árabe, tuvo que ganarse la vida como copista, gramático y otras ocupaciones poco rentables, buscando en ocasiones el poder de los poderosos. Sus contemporáneos lo consideraron un gran prosista y un extraordinario poeta.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall