martes, 1 de febrero de 2011

Existencia

"¿Y por qué no he de existir yo? -se decía-, ¿por qué? Supongamos que es verdad que ese hombre me ha fingido, me ha soñado, me ha producido en su imaginación; pero ¿no vivo ya en las de otros, en las de aquellos que lean el relato de mi vida? Y si vivo así en las fantasías de varios, ¿no es acaso real lo que es de varios y no de uno solo? Y ¿por qué surgiendo de las páginas del libro en que se deposite el relato de mi ficticia vida, o más bien de las mentes de aquellos que la lean -de vosotros, los que ahora leéis-, ¿por qué no he de existir como un alma eterna y eternamente dolorosa?, ¿por qué?"

El pobre no podía descansar. Pasaban a su vista los páramos castellanos, ya los pinares; contemplaba las cimas nevadas de las sierras, y viendo hacia atrás, detrás de su cabeza, envueltas en bruma las figuras de sus compañeros y compañeras de su vida, sentíase arrastrado a la muerte.



Extraído de Niebla

Traje espacial

traje espacial, space suite, Apolo 14, ropa astronauta
(Imagen a tamaño completo)


Esta es la radiografía del traje espacial que utilizó Alan Shepard durante sus dos paseos por la superficie de la Luna en la misión Apolo 14.

La mayor colección de trajes espaciales se encuentra en el National Air and Space Museum (Washington, D.C.), con más de 300 modelos. Se conservan en una habitación a una temperatura constante. Cada uno está protegido con una capa de muselina, lo que da a la sala un aspecto bastante tétrico.

Además de los diferentes dispositivos que pueden verse en la imagen, el traje debía ser lo suficientemente cómodo para poder llevarlo durante horas. Dentro de la cápsula que (supuestamente) llevó al Hombre a la Luna y lo trajo de vuelta, los trajes eran tan grandes que los astronautas no podían manejar todos los interruptores y palancas de la nave espacial pegados al asiento.

Pero claro, si iba a pasearse por la Luna, debía ir preparado contra micrometeoritos, el calor, el frío, y siempre había riesgo de caída o rozaduras. Por ello tuvo que ser voluminoso, con alrededor de 20 capas, incluyendo una exterior de tela Beta (Beta cloth), fabricada a partir de teflón envuelto en fibras de vidrio; ignífuga y capaz de soportar temperaturas de 650 ºC.


© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall