miércoles, 5 de marzo de 2014

Cabrones


Debate de la Inanición

“Disculpe señor ministro
pero es usted un cabrón”.

La sala parecía estar de acuerdo,
hasta el mismísimo presidente
callaba a favor. “Lo es”,
empezó a decir, “ministro
esperanzador. Es usted
sin duda un gran cabrón,
si no el mejor”.

Aplaudían vigorosamente desde la platea
los encocados diputados de uno y otro bando;
al tiempo los medios ensalzaban
las palabras del mismísimo,
las vergüenzas del ministro.

“Y esperamos que siga siéndolo
por muchos años”, concluyó.

Fin de la cita.






SpNt2005 – 5/3/2015
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall