sábado, 20 de agosto de 2011

Descortesía



(Gracias Semi)

Una periodista durante las cargas policiales el 17 de agosto de 2011 contra la manifestación laica en contra del coste de la visita del papa a España, la noche de la vuelta de la final de la Supercopa de España entre el Real Madrid y el Barcelona.

Es periodista, es periodista, es periodista, es periodista, es periodista,...






---

Actualización: 28/8/11 - 3:47

La respuesta del Sindicato Unificado de Policía (22 de agosto de 2011)

Compañerismo, corporativismo y buenas prácticas policiales

Definición


Si me defino como hombre, pacifista y demócrata y justo después, empiezo a hablar sobre lo que opino, creo, tergiverso; estaré equivocado al definirme como hombre, pacifista y demócrata. Seré un varón que se considera no violento a pesar del hambre y ha caído en la ilusión de que la organización social consensuada es posible (aún sin demostrar). Estaría confiando mi credibilidad a algo que no está escrito ni pensado y trataría de imponer un sentido común propio al resto.

Si te defino como hombre, pacifista y demócrata estoy equivocado, porque no eres el único o única que lee y sí el único que ha escrito esto. Estaría jugando a disfrazarte de alguien que ni siquiera soy. Es entonces cuando estaría dispuesto a pedirle su ayuda, cuando hablaría con usted con total franqueza y honradez. Sólo cuando pensara como un "hombre", actuara como un "pacifista" y mintiera como un "demócrata" le prestaría la justa atención para que no me odiase. Incluso podría darle la oportunidad de tomarme cierto cariño. Sólo cuando creyera que entiende todos mis matices.

Es un sinsentido pero, si defino una sola palabra, estoy engañando a otras definiciones del futuro sin mi contexto, me estoy equivocando, les estoy mintiendo.

Fraternidad

Para este fin de semana, traigo dos películas:

Mi mejor enemigo (2004), de Álex Bowen.

Empezamos en mitad de la pampa argentina



y terminamos en el paralelo 38, que separa las dos Coreas.

Joint security area (2000), de Chan-Wook Park.



(Gracias Lara)

Ambas películas recrean situaciones similares. Una guerra enfrenta a dos enemigos históricos, por llamarlos de alguna forma. La argentina, más pausada y angular, descubre una nueva frontera allá donde nadie nos controla. En la surcoreana, una investigadora intentará descubrir qué ocurrió dentro de una habitación antes de que murieran varios soldados.

Joint Security Area
aprovecha las diferentes versiones de la historia para posicionar a los personajes, mientras que Mi mejor enemigo es una historia lineal, con unos protagonistas claros y una misión imposible. La luna y el sol del mismo día.

Comparten un final agridulce, perfecto para dejarnos en una balanza con unas cuantas preguntas sin resolver.


© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall