martes, 5 de marzo de 2013

Little Wars


Se puede ser "friki" de muchas cosas. Normalmente suele interpretarse como que "pasa un huevo de horas delante de un ordenador", jugando especialmente. Hay muchos juegos que por su éxito han dado a  auténticos frikis; por ejemplo el Diablo IIAge of Empires II, Counter Strike, o World of Warcraft... juegos para varios jugadores conectados por internet.

Pero hay juegos desde antes del ordenador que han sido origen de auténticos expertos en algo que nadie conoce más allá de un tablero. Con una complejidad cada vez más extrema y en permanente actualización, por lo que se podría hablar de eruditos o gurús de un juego en concreto más que de frikis. Algunos de estos juegos son el Dragones y Mazmorras, Magic o el Warhammer. Juego de rol, de cartas y de miniaturas guerreras respectivamente.

Deteniéndonos en el último caso, he descubierto una curiosidad. ¿Cuándo se creó el primer juego de mesa bélico? Es decir, el primer juego en el que uno era un general ficticio, controlaba un ejército y debía protegerse entre los obstáculos para aniquilar al enemigo, figuradamente, por supuesto.

Se llamó "Little Wars", y lo inventó el escritor Herbert George Wells (escritor y astroblema lunar) en 1913; antes de que los mayores decidieran jugar a las guerras mundiales, las de verdad.


(Vía Curistoria a través de Divoblogger)


Disponía de varios tipos de unidades: infantería, caballería y artillería; y varios modos de juego: combate total, conquistar la línea posterior del enemigo o un asedio. Las reglas originales pueden leerse online gracias al proyecto Gutemberg.

Muchas horas son las que muchos niños y mayores han pasado disparando balas imaginarias contra cera, plomo o plástico representando unidades, con heridas, tiros de salvación, etc. Posibilidades que fueron aumentando en número y complejidad con el tiempo, lo que poco a poco fue complicando cada vez más el comprender el juego sin tener algún familiar de esos "frikis".

En todo caso, más allá de ganar o perder el tiempo aplicando un gran número de reglas, lógica y estrategia encima de un tablero con escenografía mal pintada, al menos, no estaban matándose en una trinchera con balas de verdad, de las que matan.


Cospedal en la Comedia

No he podido evitarlo. Gran montaje...



(Gracias Esau)

... el de los sobres, digo. Me parto.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall