domingo, 1 de noviembre de 2009

Que no es fácil



Que no es fácil.

Que no es fácil
es una evidencia.
Tanto como que lo que es frágil
ha de fijar su mirada siempre hacia arriba.

Pero ¿quién pone la meta,
la llegada?
Si no la vida.

La mitad de las preguntas
no están para contestarlas.
Sólo sirven para descubrir que existen
cientos de respuestas encerradas en una mirada.

Y casi todas las respuestas son inexactas,
la hora nunca incluye las unidades de tiempo
que harían de sí misma una eterna falsedad.

Porque siempre pasa algo por el río
cuando las margaritas reconquistan las alturas
y la primavera felicita su ascenso.

Porque siempre hay tiempo,
aún cuando el verano desnuda los guijarros
del manantial y los convierte en camino.




NOTA. La calidad es mala, pero no he podido evitarme.

En el reverso de la máscara

Se piensa que es difícil vivir a costa de alguien a quien conoces... más difícil es sobrevivir gracias a alguien que sólo tú conoces, alguien que llevas dentro y del que tan pocas personas son conscientes de su existencia.

Proyecto de poeta

Y me atrevo a llamarme poeta

Leo, leo para darme cuenta
de que no recuerdo qué escribí.
He olvidado, me he suicidado.
Todo por un presente en el que he perdido
toda vía que me enlazara al pasado.
Llevo demasiado tiempo sin sufrir,
sin escribir con lágrimas y borrarlas con carmín,
porque ya tengo unos labios delgados
y un corazón abierto como refugio.
Así es la vida de los poetas desterrados de la infelicidad.
Así es un artista frustrado que se ha cansado
de buscar excusas, de hallar razones,
se ha cansado de quejarse y dejar su rastro
de ilusiones perdidas en otros corazones.
Ahora me toca a mí, ahora me toca a mí sufrir
y dejar de patentar el dolor bajo el pseudónimo de poeta.
Sólo escribo, recuerda, sólo escribo,
la putada es tener que pasar página
y hacerlo sólo cuando ya no se puede leer nada,
porque aunque lo niegue me da miedo el paso de las hojas,
me da miedo porque quiero que tú seas mi final.


SpNt2005 - 29/11/08
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall