viernes, 20 de junio de 2014

Ícaro


Ícaro

El ángel ya no me mira
a los ojos a la cara.
El ángel utiliza cola blanca
para sus plumas gallináceas para vuelo.

Ya no vuela, ha nacido
el angelical artificio
semitransparente semipiel semimanos,
sé-mis-alas ya no me mira, me despelleja
con su ojo de cristal su diana de contrato.

En la última página
de los libros sagrados
no están las soluciones.

Para volar, el ángel innecesario
necesita licencia y espacio aéreo.




SpNt2005 – 6/6/2014

20 de junio


Pensarán ustedes, viendo el decadente ritmo de publicación del blog, que ando perdido en otra cosa. O trabajando como se hacía cuando se cobraba un dinero a cambio. Los buenos tiempos. No sé si lo recuerdan. Era algo así como levantarse cada día a la misma hora de siempre, llegar al puesto, terminar tareas del día anterior y esperar nuevas órdenes. Eso que hoy en día tampoco puede hacerse sin estar dado de alta en la Seguridad Social, un jefe y una cuenta en el banco.

Eso que cotiza tan alto y se cobra tan barato.

Nada más lejos de la realidad. Después de terminar las prácticas obligatorias, llevo más de un año trabajando en una web prácticamente solo. Sin (evitando una excepción) cobrar prestación alguna a cambio. Bien es cierto que no tengo jefe, y que, para bien o más para mal, tampoco tengo horario.

Todavía no sé si soy lo innecesariamente joven o lo escasamente adulto para ser calladamente rentable. Se supone que ya sé pero no me encuentro. De un listado prácticamente infinito de ofertas de empleo mal pagadas, o en el extranjero, o ambas; pocas o ninguna requieren de mis servicios tan poco experimentados. ¿Sé inglés? Good question... ¿Sé español? Sólo ser cuando quiero entendido.

El periodismo... difícil. Preguntar, contrastar, escribir, es algo que está superado, pero es una industria en crisis desde antes de la crisis. Lógico y merecido. Siempre se puede mejorar y mejor con preguntas. Tomar fotografías, editarlas, limitado; grabar vídeos, editarlos, limitado. Maquetar, disfruto pero limitado. Publicar en internet, fácil. Cobrar... complicado.

Crear una página web; limitado: puedo estructurar una plataforma, un servicio, pero cojeo en el diseño. Me agarro a un template como a un clavo ardiendo. Conozco algunos CMS bastante utilizados (Wordpress, Joomla, Drupal, Blogger, Moodle...), pero nunca se me ha dado espectacularmente bien el diseño (el bonito) desde cero y ya no disfruto tanto machacando código, y por ahí pululan HTML5, y CSS3, y Jquery, y PHP... y nuevos dispositivos... Me quedo incompleto por dispersión y por falta de internet 24/7/365.

SEO, lo justo. Conozco los conceptos básicos y algunos no tan básicos. Me apasiona. Lo considero imprescindible. Alquimia de keywords. Disfruto experimentando pero dudo que se pueda llegar a ser un maestro en algo que cambia tan rápido; y me cuesta bastante alcanzar una seguridad o un seguimiento sobre el que establecer algo parecido a un salario. SEM, márketing en redes sociales, márketing viral, como quieras llamarlo: me aburre ser una imagen 100% corporativa. Identidad marmórea. No disfruto imaginando campañas para vender algo que no necesito.

Después de terminar las prácticas obligatorias, llevo casi dos años trabajando en una web (evitando una excepción) solo. Ya la conocerán, Acta Verbum se llama el invento, y me está sirviendo para descubrir algo en lo que estoy empezando a ser bueno. A ser bueno del todo. Algo que por fin me puede poner precio. Tú buscas, yo encuentro 2.0.

Siempre me ha llamado la atención el fenómeno Open Data, recopilar y manejar grandes bases de datos, Big Data en abierto. Nada técnico, nada de MySQL ni parecidos. Más bien acaparador. En bruto. Transparencia a grandes rasgos. A grandes riesgos. Scraping. Bibliom.

Pensarán ustedes que hablo chino. Como ven, aprendo mucho pero últimamente no les hablo mucho, sólo poetizo. Menudo rancio, pensarán, vaya con el jovenzuelo. En cuanto me sienta preparado para estar listo. Me sienta estúpido por secretismo. Me pidan presupuesto.

Parafraseando a un genio, “esto tiene una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar”. Mil pozos dentro de un pozo sin fondo. No hay más testigos.

lunes, 9 de junio de 2014

Mi deuda


Desde que no está

Desde que no está he desarrollado
la facilidad espontánea para llorar.
La memoria tiene la cola muy larga,
ahora la vida es más y más estrecha.
De repente, me nublo por dentro
para no encharcarme de culpa.
Agacho la vista hacia los azulejos
que pisaban también su sombra.
Me invado de dentro hacia afuera
con sus pasos firmes en mis huellas.
Faltan todavía un par de infinitos
para entenderme y cumplir ante sus ojos.
Me dijo más de una vez que me quería,
con sinceridad dulce, cálida y traviesa.
Aún quedan días en los que avanzo
contando los momentos de mi deuda.
De repente, me lluevo por dentro
en silencio para hacer justa su lucha.
Desde que no está, pasan lejos las horas
y yo solo deseo. La quiero querer más
y que me oiga.






SpNt2005 – 13/5/2014

Lo sé, debería estar informándoles desde el principio del conflicto de Ucrania (desde antes de la anexión de Crimea, cuando el imperio europeo); sobre las elecciones europeas y el tal Podemos; sobre la reelección de la sangre azul en tiempos de crisis; o sobre el mundial de fútbol como elemento integrador más importante que cualquier favela. 

Pero estoy muy ocupado con mi sueño, y la echo de menos.

Proyecto Estragos


Aquella mañana Tyler inventó el Proyecto Estragos.

Tyler me preguntó contra qué luchaba en realidad.

Tyler hablaba de ser la escoria del mundo, los esclavos de la historia, así me sentía. Quería destruir todas las cosas hermosas que nunca tendría. Incendiar las selvas tropicales del Amazonas. Provocar emisiones de clorofluorocarbonos que destruyan el ozono. Abre las válvulas de los contenedores de los superpetroleros y vierte directamente al océano el crudo de los pozos petrolíferos. Quería matar todos los peces que no podía permitirme comer, y empantanar las playas francesas que nunca llegaría a ver.

Deseaba que el mundo entero tocara fondo.

Mientras machacaba a aquel chico, lo que en realidad quería era meterle una bala entre ceja y ceja a todos los osos panda en peligro de extinción que no se decidían a follar para salvar su especie, y a las ballenas y delfines que se dejaban morir embarrancando en las playas.

No pienses en términos de extinción. Considéralo una reducción de plantilla.

Durante miles de años el hombre había jodido el planeta; lo había llenado de basura y mierda, y ahora la historia esperaba de mí que limpiara todo lo que habían dejado los demás. Es mi deber enjuagar las latas de sopa y reciclarlas. Y dar cuenta de todas y cada una de las gotas del aceite del coche.

También tengo que pagar la factura de los residuos nucleares y los tanques de gasolina enterrados y las tierras llenas de residuos tóxicos acumulados por la generación que me precedió.

Retuve el rostro de Cara de Ángel en el pliegue del codo, como un bebé o un balón de rugby, y le golpeé con los nudillos; le golpeé hasta que los dientes se le rompieron bajo los labios. Después le golpeé con el codo hasta que cayó al suelo como un fardo. Hasta que le perforé la piel de los pómulos y se la dejé amoratada.

Deseaba respirar humo.

Los pájaros y los ciervos son un lujo estúpido; todos los peces deberían flotar muertos.

Deseaba incendiar el Louvre; volver a esculpir las esculturas de Fidias del Partenón con una almádena y limpiarme el culo con la Mona Lisa. Así es mi mundo hoy día.

Mi mundo, el mío, y todos los antepasados están muertos.

Fue aquella mañana, durante el desayuno, cuando Tyler inventó el Proyecto Estragos.


Fragmento extraído de El club de la lucha, de Chuck Palahniuk

miércoles, 4 de junio de 2014

Aveek Majumdar


Rebelión

Un fantasma que se llama independencia me dijo
que debo excavar para encontrar las vasijas, los ídolos,
las cajas de joyas,
los esqueletos de los mártires con las manos atadas detrás.

Un fantasma que se llama existencia me preguntó:
"¿comes arroz?
¿comes las ilusiones el ser humano?"
me preguntó: "¿príncipe, sabes qué significa la palabra masacre?
¿has visto cómo se meten las pequeñas religiones en los fierros
     de la barbacoa, las queman un poco y luego las comen?"

La bandera nacional ondea su cintura,
los niños viven aquí para ser luego violados,
se escucha a nakara* sólo cuando empieza la matanza de los tanques,
aquí cada día hay un asesinato golpeando las cabezas contra las piedras
aquí están los babas*, aquí está el Dios dinero, el San Soborno...

Un fantasma que se llama independencia me dijo:
"¿El Ashoka Chakra* tiene recto?
Un guardia del día quince de agosto* me llevó
a un cuarto oscuro claustrofóbico
un fantasma que se llama existencia ha comido mis manos,
no tengo puños, no tengo dedos, desaparecieron las palmas,
dibujo armas...
andando a gatas con la lengua.







*nakara: Un tipo de tambor de India
*babas: se refiere a los santos falsos
*Ashoka Chakra: monumento nacional de India que está en Delhi
*Quince de agosto: día de la independencia de India


"Aveek Majumdar nació en 1965 en Calcuta. Es una de las últimas voces de la poesía social. Estudió literatura bengalí en la Universidad de Jadavpur y trabaja como profesor de Literatura Comparada en la misma Universidad. Ha publicado dos libros de poemas, una colección de ensayos y a traducido un libro de poemas de Namdev Dhasal (el poeta legendario de la lengua marathi)."


Extraído de La pared de agua. Antología de poesía bengalí contemporánea
Traducción: Subhro Bandopadhyay
© Lo supe en cuanto te vi
Diseño de Maira Gall