lunes, 2 de mayo de 2011

(3753) Cruithne

Sabemos que el universo está en expansión. Sin embargo, desconocemos qué es lo que hace que sea posible que en el futuro dejemos de ver estrellas en el cielo, se le denomina energía oscura, y podría representar el 70% del universo ¿de este, estos, aquellos? Quién sabe...

Soy de los que piensan que para que unos organismos vivos puedan clasificar a otros organismos en función de si están vivos o son inertes (más allá de las dificultades que haya para discernir entre uno y otro), han tenido que pasar muchas cosas de una forma absolutamente equilibrada. Para que en nuestro planeta se hayan dado las condiciones idóneas para que exista vida, ya sea por reacción química (mi teoría), visita espacial o jardín divino; han tenido que coincidir un sinfín de cosas, unas dentro y otras más allá de la atmósfera terrestre.

El asteroide (3753) Cruithne me ha dado qué pensar. Tiene 5 km de diámetro y en su aproximación máxima a la Tierra se acerca a tan sólo 12 millones de km (30 veces la distancia entre la Tierra y la Luna). Además de nuestro satélite, este es el único acompañante espacial de la Tierra. También gira alrededor del Sol:




(Los tres vídeos vía Neoteo)

Su trayectoria fue descrita en un artículo publicado en Nature el 12 de junio de 1997 por Paul Wiegert, Kim Innanen y Seppo Mikkola:
"Near-Earth asteroids range in size from a few metres to more than 30 km: in addition to playing an important role in past and present impact rates on the Earth, they might one day be exploited as bases for space exploration or as mineral resources."

Los asteroides cercanos a la tierra tienen un rango de tamaño de unos pocos metros hasta más de 30 km: además de jugar un papel importante en las posibilidades pasadas y presentes de impacto con la Tierra, podrían ser utilizadas como base para la exploración del espacio o como recursos minerales.

Sin embargo, su órbita es muy diferente. Mientras la órbita terrestre es una circunferencia perfecta elipse (menos mal que escribí sobre eso... gracias Pedro) en la que el centro es el Sol, sin cambios en la distancia entre uno y otro más allá del acercamiento y alejamiento estacionario; Cruithne se desplaza de una forma similar a una "herradura" ('horseshoe' orbits):




Cruithne es afectado por la gravedad de la Tierra, que modifica su órbita, de esta manera es posible que gire alrededor del Sol.

Para verlo más claro, Venus (órbita en verde) y Marte (en rojo) son las dos órbitas planetarias más cercanas a la terrestre.

asteroide, cruithne, orbita cruithne, asctEl asteroide viaja tranquilamente por el espacio, cuando se encuentra con el planeta Tierra, va a saludarle, se acerca pero ésta pasa a la velocidad del rayo. El asteroide ya ha variado su trayectoria, pero en lugar de continuar recto hacia el Sol, aprovecha que la Tierra vuelve después de darle una vuelta a la estrella (un año más tarde -movimiento de traslación-). El asteroide vuelve a acercarse a la Tierra pero una vez más, se le escapa, y continúa en esa dirección hasta que un año más tarde, vuelve... y así constantemente. Esto es posible porque el ciclo de Cruithne alrededor del planeta dura 387 años. En julio de 2289 estará a unos 12,5 millones de km, su punto más cercano, como ya sucedió en 1902.

De hecho, según los cálculos de Wiegart e Innanen, no impactará contra la Tierra:




Es difícil determinar el efecto que puede tener el asteroide en la órbita terrestre, dado que su tamaño es minúsculo comparado con los 3.474,8 km de diámetro de la Tierra, aunque, en mi opinión, este asteroide tiene una gran responsabilidad a la hora de mantiener la distancia constante entre el Sol y la Tierra.

Si el planeta le afecta, él nos afecta. Y si estamos vivos quizás sea, también, por ese pequeño efecto producido por nuestros compañeros co-orbitales.


(Imagen de Cruithne, entre los guiones; vía Wikipedia)

Otros tres asteroides cercanos a la tierra (AsCT), (54509) 2000 PH5, (85770) 1998 UP1 y 2002 AA29, tienen órbitas semejantes a la de Cruithne.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall