martes, 10 de mayo de 2011

Folletín

"La conjunción mercantil entre periódico y novela vino marcada por la aparición del folletín. Una conjunción saintsimoniana. Surgió de forma simultánea en Francia, Inglaterra y España. Entre 1833 y 1836 A. Seymour publicó Humorous Sketches en la prensa en entregas sucesivas, e idéntico camino siguión en 1836 Dickens con sus Pickwick Papers. En Francia La Revue de Paris (primer número) publicó folletines desde 1830, aunque la regularización de este modelo de edición vino con el periódico Le Siècle y La Presse a partir de 1836. En España, los Boletines Oficiales de las Provincias publican, desde su origen mismo, folletones dedicados a las más diversas cuestiones: artes y oficios, agricultura, ciencias. Y la fórmula será transferida rápidamente a la prensa que en los años 40 se incorpora con celeridad a la expectativa generada por la novela folletinesca. L'Impartial francés observó en 1843: "un periódico sin folletín es hoy en día más inconcebible que nunca". Tenía razón.

El éxito de la fórmula mostró a los editores las posibilidades de la edición barata de la novela y de nuevos soportes para llegar a públicos más amplios. Gubern ha dicho que fue la "más gigantesca operación de democratización consumística de la historia de la novela". Gigantesca e industrial a niveles muy diversos. Los autores llamados por los editores par ala realización de novelas de folletín ensayaban una primera entrega. El éxito de ese primer capítulo dibujaba su futuro. Si era escaso, el sucesor no arriesgaba su dinero y el autor quedaba sin trabajo. Si era grande, el editor firmaba un contrato que obligaba a trabajar a destajo al autor."


Enric Bordería Ortiz, Antonio Laguna Platero y Francesca Martínez Gallego.

Extraído de Historia de la Comunicación social.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall