martes, 31 de enero de 2017

Ruiseñor


El muestrario

“Y yo la imagen
de mí feliz, que tú me has dado.”

José Ángel Valente


Quise que viera mi muestrario
de amores disecados. Se asustó.
Me preguntó por esos huecos.

“No te preocupes, son crisálidas”.
Me preguntó por los alfileres vacíos.
“No te preocupes, no volverán”.

La metamorfosis de la soledad
asusta. El cadáver sin membrete.
Los oasis, espejismos sin tregua.

“No te preocupes, es mi historia”.
Me preguntó por los alfileres vacíos.
“No te preocupes, son mariposas”.

Esa sensación. De diario deshojado.
La edad, no perdona su evolución.
El tiempo, el ritmo de otra canción.

Abrió sus alas con una sonrisa,
“No quiero ser mariposa”.
Ruiseñor, ruiseñor.


SpNt2005 – 8/1/17


Tersura


No puedo decir que la amé

"Lloraba con los ojos en alto,
sin pasarse las manos por la cara,
lloraba con orgullo."

La tregua, Mario Benedetti

No puedo decir que la amé.
Sería mentir.
La amé, eso es cierto,
pero no fui yo.
Fue un extraño ser,
una cándida y pueril imagen
de mi rostro imberbe,
de mis ojos dulces
y sonrisa complaciente.
Tal vez ese extraño la amase.
Ojalá que sí. Ojalá
la amen siempre como merece.
Por mi parte, solo
puedo decir que nunca la amé.
Que no sé su nombre nuevo
y dudo que su bondad se agote.
La mía, aquella imagen,
amó sin medida el tiempo suficiente,
amó fuera de los límites del límite.
La amó hábil y ardiente.
Pero yo no puedo amarla.
No puedo amar en presente
aquella figura libre, incandescente.
Nunca la amé, como amaré siempre
el recuerdo ajeno de
la tersura que no existe.


SpNt2005 – 12/1/17

© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall