jueves, 18 de junio de 2015

Función de estatus


"La clave de la construcción del tipo de realidad social que me interesa - explica (John) Searle - es que los seres humanos tenemos la capacidad de imponer funciones a las cosas. El resultado es que esas cosas no pueden realizar la función sin la aceptación o el reconocimiento colectivo de que las cosas poseen una categoría.

Un ejemplo evidente es el dinero. Éste sólo funciona porque lo aceptamos, porque aceptamos como dinero esos trozos de papel y de metal. Difieren, por ejemplo, de un muro, toda vez que un muro puede ampliar su función en virtud de su estructura física: es demasiado alto para saltar por encima de él. Pero si trazamos una línea en el suelo y decimos "Esta es la frontera", la frontera sólo puede desempeñar su función si se acepta o se reconoce como tal. Digo que ésta es la clave para la comprensión de la realidad institucional: hay una clase de hechos objetivamente existentes en el mundo que sólo son hechos porque los reconocemos colectivamente como tales, y esto ocurre con los primeros ministros, los gobiernos, el matrimonio, la propiedad privada, las universidades, las cátedras, las conferencias y la lengua inglesa. Todas estas cosas son muy importantes en nuestra vida, pero todos son casos de "funciones de estatus", donde el hecho sólo puede desempeñar la función en virtud de la aceptación o el reconocimiento colectivo."

Fragmento extraído de Lo que piensan los filósofos


XLVI

Es periodismo
dar fe de la existencia
de otros ombligos.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall