viernes, 29 de abril de 2011

Huevo

huevo, gallina, vuelta a casa
(Vía Owni)

"¿Qué hace que algo esté vivo? Cuando nos encontramos con algo nuevo, ¿cómo sabemos si está vivo? Es una pregunta sorprendentemente difícil. Comencemos con un ejemplo tan antiguo y corriente que quizá el lector ni siquiera haya pensado en ello. ¿Están vivos los huevos? La respuesta simple es que sí... y no. (...)

La respuesta inmediata es que sí. Por supuesto que están vivos. ¿De dónde si no vienen los huevos? Dejando de lado la cuestión de qué fue primero, lo cierto es que las gallinas producen huevos y los huevos, gallinas, en un ciclo inacabable. Los huevos funcionan como pequeñas cámaras de incubación en las que se desarrollan los organismos. En el caso de las gallinas, en el interior del huevo se produce la fertilización y se forma un nuevo Gallus gallus. Comienza éste su desarrollo en el interior de una cáscara protectora producida por su madre. En otro tiempo habría bastado con esta respuesta. En otro tiempo, todos los huevos eran fecundados, pollos en proceso de desarrollo. Pero en Estados Unidos y en muchos otros países la mayoría de los huevos que comemos no están fecundados. Las grandes granjas de gallinas mantienen separados los machos y las hembras, y las hembras siguen produciendo huevos. En este caso, el huevo no es nada más que una célula muy grande con un poco de tejido de sostén y una envoltura endurecida.

Si al lector todo esto le resulta extraño, no está solo. Pese a mi formación como biólogo, también me extraña un poco que una especie ponga tanta energía en una célula que no aporta nada al bienestar de la madre o de la descendencia. Las gallinas han sido seleccionadas por los humanos para poner huevos grandes y no fecundados de forma regular. Así es como nos gustan. Las gallinas no están solas en esto. Producen huevos no fecundados para alimentar a los humanos, pero otras especies los producen para alimentar a sus propios descendientes. Las ranas arbóreas son un buen ejemplo. Algunas especies usan los huevos no fecundados de un modo parecido a como los mamíferos usan la leche. Así que la pregunta sigue en pie. ¿Están vivos los huevos? Pueden estarlo. En algunos casos son un eslabón crucial que vincula las generaciones de gallinas. En otros casos, son simples productos de desecho, como las células de la piel que se descaman y dejan de estar vivas."


© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall