martes, 1 de junio de 2010

Yo estuve allí


Esta mañana he ido al Registro Territorial de la Propiedad Intelectual para registrar el libro. Ha tenido su pequeña aventura.

Me puse el despertador a las 9 (y a las 9 y media la segunda alarma) y me he levantado de la cama a eso de las 11 y media...

Durante el trayecto en metro, de aproximadamente una hora, he ido haciendo anotaciones en lo que se está convirtiendo en el "manuscrito", algo así como un ejemplar del libro encuadernado con anotaciones a boli sobre la estructura, el origen de algunas poesías, un comentario mencionando al Poeta con el que me he dispuesto a jugar en determinada poesía, inspiraciones que vienen o van hacia mi biografía... algo así como un análisis del esqueleto y la memoria de mi pequeño hijo.

He llegado a buena hora, un guardia de seguridad me ha invitado a dejar mi mochila, con sus descosidos, por una cinta y pasar por el detector de metales (no ha pitado nada), he cogido un papelito: A38, y me he sentado a esperar mi turno. Iba por el A36 así que no he tenido que esperar demasiado.

Me he sentado delante de una mujer de mediana edad que lo primero que me ha dicho es que no se numeran las páginas en blanco... Yo esforzándome por la edición y resulta que sólo hacía falta el contenido... Después de renumerar a boli cada página (las 121), esperar un poco más, un par de menciones jmás a mi ignorancia y su pertinente discutisión entre las dos mujeres que me han terminado atendiendo; he firmado un par de papeles, me han dado un recibo que he ido a pagar al banco en el mismo instante (12,81 euros) y ¡listo!

Ya tengo mi justificante, pero no sé muy bien qué pasa ahora. Imagino que me mandarán alguna carta o algo.

Mañana llamaré al lugar en el que hacen el ISBN (el último paso para que sea un libro en toda regla) para ver si puedo hacerlo con el resguardo; y ya sólo faltaría subirlo a bubok (la editorial online que me recomendaron) para que ya se pueda tocar :)

.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall