jueves, 7 de octubre de 2010

Protesta




Más vídeos en Antena3





(Gracias Carlos)


Yo estuve allí. Aunque no fue un ciberataque, fue el mejor método que existe para protestar de forma popular en internet. Si una página se cuelga, perdón, si una página de una empresa con mucho dinero (en teoría) se peta, es porque han entrado muchísimos usuarios.

Mucha gente que protesta por el mismo motivo a la misma hora. Nada más. Desde tu casa.

La televisión sigue tal y como la dejé, por cierto.

Y los de antena 3 saben mucho, es ilegal no poner en la publicidad del vídeo un enlace para "ir al contenido", ellos esperan 15 segundos (un 75% del anuncio) para que aparezca... Al borde de la legalidad, pero para eso tienen abogados, supongo.

---

Actualización: 8/10/10 - 17:48

"Algunos no reconocen una revolución ni cuando la tienen debajo de la nariz. No, los ciberataques que mantienen ahora mismo caídas las páginas de la SGAE, del Ministerio de Cultura y de Promusicae nada tienen que ver con una chiquillería, con ciberdelincuentes ni con convertir a nadie en víctima. Esa interpretación es un craso error. Los ataques representan una legítima forma de protesta: cuando una serie de lobbies acosan a los ciudadanos, pretenden criminalizar masivamente a toda una sociedad, presionan para cambiar las leyes con el fin de enriquecerse con modelos de negocio imposibles en la era digital o imponen cánones como pseudoimpuestos arbitrarios que los ciudadanos tienen que pagar sí o sí, los ciudadanos, tras infinitas agresiones, se organizan y protestan. Ante un Ministerio de Cultura que es en realidad un “Ministerio de la Industria Cultural” y que actúa como títere en manos de estos lobbies, metiendo disposiciones finales al dictado en el medio de leyes en tramitación y participando en declaraciones grandilocuentes en las que tildan al ciudadano de delincuente, no se puede reaccionar poniendo la otra mejilla."

Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información.

Extraído de “Sembrar vientos".

Niño

La poesía sabe que el cielo está vacío, sabe que el rostro del hombre se disipa, sabe que la lengua se halla en vías de extinción, sabe que ésta ya no tiene poder, sabe que no puede prometer nada, sabe que desde hace décadas y décadas el sentido de la literatura ya no es otro que repetir locamente su no saber y decir, por ejemplo, con Eugenio Montale:

Hoy no te podemos decir más que esto
lo que no somos
lo que no queremos.

Ella sabe del desencanto, de la inquietud, la retirada, la falta de sentido... Sabe esto cordialmente y de memoria, hasta el descorazonamiento. Y, no obstante, a ella le corresponde continuar queriendo otra cosa. Aunque sólo fuera para acusar su falta. Para que el hombre no renuncie. Para que siga siendo aquel que pregunta. Para que no se convierta en ese idiota que cree tener respuesta para todo. Para que no se contente con comer y digerir, desear, fornicar y consumir, con acumular e idolatrar los objetos. Para que no sea víctima de sí mismo. Para que sepa que sigue habiendo ese hueco, ese agujero que en él excava la lengua. Para que permanezca el pasajero de ese "viaje del habla" que constituye también su trayectoria mortal. Para que conozca un poco mejor su deseo en lugar de sufrirlo solamente.


Jean-Michel Maulpoix, poeta y ensayista

Extraído de ¿Qué puede la poesía?

Primeros pasos

Hoy ha salido el tema de a qué quiero dedicarme. ¿Cómo pienso sobrevivir? Intentaré ser breve. Mentira.

La idea es vivir de lo que escribo, por una parte, la poesía, gracias a la cual soy todo lo que soy y nada al mismo tiempo. Es la única rama del arte que nadie podrá quitarme, ni yo mismo, para que no se convierta en ese idiota que cree tener respuestas para todo. Pero, seamos realistas, vivir de la poesía es algo muy difícil, hay que escarbar mucho, mucho tiempo, quizás demasiado si llegara a convertirse en otra cosa. Publicar el libro, en este sentido, significa "darle al mundo la posibilidad de mantenerme vivo"; por suerte no es la razón principal.

Sólo falta recibir el ejemplar de prueba, estar conforme y hacer click en "Publicar". Hace unos días pedí el libro de nuevo, esta vez pagando el precio más alto por tal de que viniera lo más rápido posible, y con seguro. No tardará más de diez días y lo pedí hace cuatro. Seis, el lunes. La presentación es algo inesperado, una entrevista en internet y otra en la radio, en un programa de 800.000 oyentes que emite a tres continentes. No me preguntéis cómo. Aún no sé muy bien cómo me hace sentirme todo esto... y creo que sólo seré capaz de saberlo cuando haya pasado, y será increíble.

Por otra parte, el subtítulo del blog podría ser "Blog del (periodista y) proyecto de poeta Francisco Fernández Jiménez". Así, todo junto, quiero mucho a mi madre. Aún no lo he cambiado porque no he terminado la carrera, estoy esperando a que sea una verdad en base a lo prematuro. Aún así no estoy seguro de que lo cambie.

Pero esa es la otra opción, intentar dedicarme al periodismo online, bien como colaborador en otros medios (que en cierto modo ya lo estoy haciendo - Periodistas-es.org -), o como SEO, "search engine optimiseison", lo que viene a ser "arriba en el buscador de google", simple y llanamente.

Intentando mejorar este lugar estoy aprendiendo a mejorarlos todos, estoy construyendo una casa virtual, como el que cuida una granja, gestiona una fábrica o le gusta el SimCity. Sólo quiero "mejorar el blog con cada entrada", y eso me convierte en autodidacta de una una nueva profesión.

También estoy aprendiendo a utilizar Quark Express (maquetación) y Photoshop, que tienen una utilidad evidente dentro del mundo del periodismo. Escribiendo, sería haciendo periodismo de investigación de autor (si puede llamarse de alguna manera), el único que sé. Es cierto, pretendo preservar la objetividad lo más profunda posible sin apelar a los cánones literarios ejercidos por la prensa.

Además, yo creo que se puede informar y hacer preguntas, la propaganda es dar las soluciones antes que el problema, aunque no se tenga lo primero, lo segundo o ambos. Y yo no quiero eso. Las respuestas están ahí, con enlaces a las fuentes, estoy desnudo, dispárame si me equivoco, pero si no, tú también estás desnudo. Quizás con el tiempo cambie, eso significaría que han cambiado los temas y también mi vida, soy humano.

Nadie dice que esto vaya a funcionar, pero creo que este es el único trabajo que nunca dejaría a medias, mi reflejo. Además, un blog es lo mejor que puede hacer un periodista en paro y un proyecto de poeta que se ha empeñado en morir de frío. Es así de complicado.

En definitiva, eso es todo lo que he pensado este verano sobre mi futuro, a la búsqueda del sueño.

Ahí te quedas, delante de la pantalla...

Porque no tienes nada más que decir. No quieres levantar el pie del cemento.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall