martes, 20 de julio de 2010

Robot

..@..
¡'00'¡
_l l_

Milo

La primera vez que vi La máquina del tiempo (Simon Wells, 2002) quedé sorprendido por su banda sonora, obra de Klaus Badelt, más conocido por ponerle música a Piratas del Caribe; por los efectos especiales provocados por esa máquina que saltó al decimocuarto capítulo de la primera temporada de la serie The Big Bang Theory (para descojonarse); por su visión futurista que propone una separación en la evolución de los humanos en dos especies diferentes, una que habita en los bosques y otra bajo tierra...

Pero sin duda, lo que más me sorprendió fue un extraño personaje, interpretado espléndidamente por Orlando Jones, llamado Vox. A más de uno le sonará a diccionario de inglés, y no anda mal encaminado; Vox es un holograma que hace las funciones de bibliotecario del futuro; es una máquina con una inteligencia artificial tan desarrollada que no sólo aglutina todos los conocimientos de los humanos sino que también te hace reir. De hecho, el propio Herbert George Wells, creador de la novela en la que se inspira la película, lo definió así: "Vox es Internet con sarcasmo".

Pues bien, ¿conoces a su tataratataratatarabuelo Milo? Te lo presento.




Milo es "un niño de unos cuatro años que puede interactuar, seguir instrucciones y/o proponer algunas tareas que el usuario debe realizar." Es lo último en inteligencia artificial; es capaz de reconocer nuestras caras, voces y, atención, emociones. Podemos interactuar con él siempre que queramos, es como un amigo que siempre está esperando a que juguemos con él, siempre disponible.

Puede proponer actividades para realizar contigo y ofrece la novedosa posibilidad de interacción que supone transportar experiencias con objetos del mundo virtual al real y viceversa; me explico, para pescar con él debemos realizar el gesto de ponernos unas gafas de bucear que nos lanza el personaje y, por otra parte, si pasamos un papel ante la cámara cae en manos del personaje un "papel virtual" con lo mismo que hayamos escrito. Increíble.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall