viernes, 15 de junio de 2012

Rescate profesional

Hay una cosa que no entiendo del rescate ("apoyo financiero" para los más eufemísticos) a la economía española.

En primer lugar, se dice que es un rescate con unas "condiciones favorables"; es decir, a un tipo de interés más bajo a los del mercado. En lugar del 5% de interés, disfrutaremos del 1% de hasta 100.000 millones de euros. Sólo tendremos que conseguir 1.000 millones el año que viene, y el otro, y mientras tanto.

El ministro de economía, Luis De Guindos, en una comparecencia ante los representantes de partidos del Congreso, estimaba que se necesitarían 9.000 millones de euros para sanear Bankia.
Un día más tarde, se reunía el consejo de Bankia y resolvía que en realidad eran 19.000 millones, algo así como 500 euros por cabeza nacionalizada española.
Se piden las cifras a organismos independientes. El FMI se adelanta dos días y dice que mínimo 40.000 millones. Se alcanza la cifra de 90.000 millones de euros, para estar 100% seguros...

En segundo lugar, la Unión Europea no tarda, y ofrece hasta 100.000 millones de euros (por si acaso) mientras ya se da por hecho que Grecia está fuera del juego del euro. Sólo le queda seguir cayendo.

Ahora bien, las condiciones no se imponen a la economía española, sino a los bancos. Eso dicen.

frop, rescate bankia, rescate economia española, bankia, fondo de reestructuración ordenada bancaria

Llegados a este punto quiero hacer una reflexión. Vamos a ver, si el Banco Central Europeo da préstamos a los bancos al 1%, ¿por qué no le hacen el préstamo directamente a Bankia? Parece lo lógico, pero no. En este caso, se le da el dinero a través del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria -nombre tranquilizador-), un organismo público, para después pasar a manos del banco.

Debe entenderse que las condiciones del prestador se le imponen al banco, pero la responsabilidad última de devolver el "apoyo financiero" recae en el estado (no confundir con el gobierno).

Y en tercer lugar, con una prima de riesgo (el precio de la deuda externa) que aumenta día a día, aún sigo sin entender por qué se empeñan en resucitar a un banco bastardo. Con una madre salida de la política (aquel Rodrigo Rato que fue ministro de Economía con el partido en el gobierno... y que ahora todo el mundo quiere sentar ante un tribunal) y tantos padres como cajas de ahorros absorbió gracias a los fondos públicos destinados a ello... 4.500 millones. Como herencia, 9.000 millones de deuda y la amenaza de convertirse en una chispa permanente en mitad de un incendio que nadie parece dispuesto a apagar.

Por cierto, los pequeños accionistas se organizan en una asociación para denunciar que no pueden venderse acciones si el cliente no las solicita. Dicen que les engañaron en las condiciones. Además, en pocos meses perdieron el 70% de su inversión. Los de arriba siguen cobrando sus muchimillonarias prejubilaciones. Dando buen ejemplo de "profesionalidad".

Y el gobierno prefiere no investigar qué pasó con Bankia y el Banco de España, organismo regulador e intermediario entre el estado y el sistema financiero. Es más, está esforzándose porque no se investigue.
Dando, una vez más, buen ejemplo de los distintos usos de la "política".

Para terminar, lo más curioso de todo es que hace un par de semanas fui a cancelar mi cuenta en lo que anteriormente era Caja Madrid. Después pregunté por un préstamo y me recomendaron que preguntara en el ICO, que tienen mejores condiciones. Me fui sin saber muy bien a qué se dedican los hombres y mujeres de traje del otro lado del mostrador si no es a prestar dinero. No pienso volver.

Simiocracia publicitaria

Estaba viendo el partido de fútbol entre España e Irlanda cuando de repente un tipo vestido de negro dio un pitido y empezaron a echar anuncios. Había terminado la primera parte; esto es lo que vimos (Jorge y yo).



No entiendo cómo se puede confundir de semejante manera buscar el entretenimiento del espectador con aislarlo de la realidad. Entiendo que se quieran tirar papelitos en un estadio repleto de gente, entiendo el "pan y circo", pero no consiento que sea necesario destrozar un periódico que titula "Crisis". Negar la realidad es la mayor barrera a la hora de enfrentarse a ella. Y si todos se ponen de acuerdo en algo, por algo será.

En cualquier caso, los periódicos no deberían romperse, sencillamente porque precisamente los económicos son un arma, no un burdo entretenimiento para los días en los que no hay fútbol.

Si estás orgulloso de la selección española, a lo mejor te interesa lo que (no) cuentan los periódicos (deportivos). Simiocracia es la segunda parte del vídeo que popularizó en internet la burbuja inmobiliaria, Españistán, y que incluye los "favores tributarios" a los equipos de fútbol.



(Gracias Jorge)

Haz confeti con los carteles de Coca Cola. Y si te queda tiempo, lee de cuando en cuando y haz algo de deporte cuando notes que te estás oxidando delante de un montón de luces de colores. Todo no pueden hacerlo las neuronas espejo.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall