jueves, 21 de marzo de 2013

Valor

No vale tanto

No es para tanto
aceptar la muerte.

Para tanto es morirse
tan joven,
morirse antes de tiempo.

Lo peor es morir
antes de saber
que no se sobrevive
sin dinero. No aquí.

No es tan trágico
el descanso, nunca merecido.
No habría diferentes verdades
sin previo engaño.

No es para tanto,
señoras plañideras, enterrador
sin sombrero, ciprés esquelético.

No es para tanto cerrar la boca
y los ojos; el canto y el brillo

después no valen tanto.

No es aceptar un final
la negación de un principio.
Más una razón para dirigir
el destino hacia lo desconocido.








SpNt2005 – 16/3/2013


En primer lugar, feliz día internacional de la poesía.

Aprovecho este evento internacional que dura 24 horas para preguntarme si es poesía esto que escribo. El enlace de arriba, por ejemplo. Les dirige a la celebración del día internacional de la poesía de la Biblioteca Nacional en 2011. Hace ya 2 años, y sigue siendo poesía. Más allá incluso de estas 24 horas.

No lo sé. Yo sólo escribo lo que puedo y lo que juego. Desde primaria conozco las preposiciones, los artículos, las conjunciones, los adverbios, incluso los tipos de nombres, los propios y los abstractos; los cajones. Los tiempos verbales, las perífrasis; el movimiento. La sintaxis hace comprensible y bonito un armario, el sujeto que se viste de un predicado simple o compuesto. ¿Qué hay dentro? Lo mismo que en todos, las mismas estaciones del año.

La rima me la sopla mucho-bastante y de la métrica ni hablemos, he creído conveniente olvidarme por destructivismo poético y aburrimiento de contar dedos. Me habré cansado de sonetos, sinónimos, esdrújulas, agudas y sinalefas, no lo sé. No sé si es poesía esto que escribo o sólo divido frases en versos. No lo sé. No sé si cada estrofa viene a ser un párrafo, si es una jaula de idea o todo es lo mismo, nada, no lo sé.

Quizás por eso sigo escribiendo, porque no lo sé.



© Lo supe en cuanto te vi
Diseño de Maira Gall