domingo, 13 de marzo de 2011

Prensa.pub

Phillip Meyer poner un ejemplo gráfico del cambio experimentado: una sección dominical sobre materia inmobiliaria. A diferencia de lo que ocurría en los años sesenta, en lugar de aquellos títulos a toda página desplegando elogios hacia las actividades de los promotores y corredores de bienes raíces, hoy se opta por un contenido sobrio pero enfocado a orientar al consumidor; una información que puedan utilizar los lectores interesados en adquirir una vivienda.

"¿Estas secciones -se pregunta- surgen porque los editores de periódicos despiertan al hecho de que había un profundo hueco que llegar en su cobertura informativa sobre la comunidad?"

La respuesta es contundente: "En absoluto. Lo que sucedió fue que se dieron cuenta de que estaban desaprovechando un buen recurso de ganar dinero".

"Un limitado segmento de lectores, gente interesada en los negocios, fue atraída a la nueva sección, y los anunciantes que deseaban llegar a ese segmento vieron en ello una forma eficaz."

La explicación es sencilla. El grosor de un diario es tal que no se puede esperar que cada lector lea cada página, con lo que no es posible llegar a un segmento determinado de población a menos que haya una sección cuyo contenido editorial llame expresamente su atención. La fórmula del Business Monday, decía Phillip Meyer, lo logró maravillosamente.


Philip MEYER, profesor

Ethical Journalism, Longman, New York, 1987.

---

prensa, publicidad, propaganda, el rotoGrande El Roto.

Hace mucho tiempo, los medios medianos tomaron una decisión para ser grandes... ahora a los pequeños y medianos les toca volver a decidir...
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall