lunes, 10 de enero de 2011

En construcción

Una madre y un hijo

Una madre asoma por la puerta,
él escribe.

Habla
y sigue escribiendo,
y no detiene el zumbido de los ojos,
la escucha
mientras escribe.

Una madre y un hijo aprendieron
con la misma máquina de escribir,
ella a hablar y él a escuchar.

Yo, a respirar.
Soy tornado
de fantasías y locuras,
soy niño,
me duele un ancla
tanto como a ti...

pero escribe,
y mamá no asoma
por la puerta.

Para
en cuanto las teclas
le queman la identidad,
se aleja
la luz.



SpNt2005 - 10/1/11

Guerra de sustitución (Palestina)

guerra palestina israel, cuatro guerras palestina, territorio palestina

Anoche emitieron un programa de Salvados, presentado por el follonero, sinónimo de Jordi Évole. El tema era Palestina. Mi experiencia sobre los conocimientos de la opinión pública acerca de este conflicto bélico, eufemismo de guerra, no pasa de los 10-30 personas que mueren cada día en un zoco, víctimas de atentados suicidas por parte de uno y otro lado. Parto de ahí y de muy poquito más.





He sacado algunas conclusiones.

Es mío, lo pone aquí

Los palestinos viven ahí. Poco a poco, el gobierno israelí intenta que la población palestina emigre a ciudades, así es más fácil colonizar las zonas rurales. Van cinco guerras, desde 1947.

Ambos se amparan bajo los mismos argumentos para justificar la violencia: en su libro sagrado pone que esa es su casa. Las religiones judía y musulmana (y católica) parten de la misma zona geográfica, lo que presuntamente les da derecho a vivir allí. Si lo pone en su libro sagrado ¿por qué no? Aunque lo haya escrito otro ser humano con unos cuantos siglos de retraso...

Ramala, la actual capital de Palestina, es occidental, una burbuja económica. La ayuda internacional permite que la gente coma y las farolas se enciendan por las noches. Es artificial. Una ciudad sólo puede mantenerse cuando la economía que surge de las zonas rurales puede mantenerla,... pero si poco a poco sus campesinos son expulsados o asesinados; en definitiva, sustituidos... poco se puede hacer. Las ciudades son fábricas de hambre.

¿Sustituidos por quién? Si yo fuera un israelí religioso, no fanático, religioso. Y me dicen que me lo pagan todo por irme a vivir a Hebrón, una ciudad dividida por un muro; con tres "checkpoints" militares previos a la entrada de la mezquita, a la que tienen acceso musulmanes y judíos (por supuesto, dividida también); y de pequeño me han dicho que esa es la patria de mi estirpe (entendida como el resto de miembros de una religión) y hay que protegerla de un enemigo que nos la quitó antes de que naciera y me autoprohibo conocer... todo pagado...

Por tanto, la gente que vive ahí no busca un río, ni un bosque, ni zonas fértiles, sólo quiere "proteger" su leyenda (o su genética), y canapés gratis. Aunque vivas rodeado por el dolor.

La paz es nuestra, lo decimos nosotros

Pero, ¿por qué EE. UU. y Europa quieren que haya paz?
Hamed Bitawy, miembro de Hamás (organización palestina), considera que la responsabilidad del atentado del 11-M la tiene el 80% los gobiernos y el 20% las personas que lo cometieron. “Estamos en contra de los atentados, pero tenéis que aprender de estos crímenes. America y Europa se equivocaron con la ocupación de Irak, y con el ataque y la invasión de Afganistán. Los gobiernos europeos y americanos están equivocados y llevan mal a sus poblaciones”.

Si ambos, palestinos e isrealíes, son enemigos históricos, incapaces de olvidar,... En lugar de dejar que se maten a piedras, sobre la mesa mediática hay "diplomacia", por debajo, les vendemos armas. Ninguno quiere irse y mantenemos (con los impuestos de Occidente) una ciudad de mentira, que se derrumbará sin financiación exterior, y con ella lo que quede de Palestina.

Medimos con doble rasero. EE. UU. apoya a Israel (Occidente va detrás) porque desarrollamos su economía con empresas propias. McDonalds (y el resto de empresas) siempre llega, el ejército sólo sirve para allanar el terreno allá donde la política no llega. La población aumenta, hasta que explote.

¿Hablas mi idioma?


Rilke, poeta alemán, dijo: "La verdadera patria del hombre es la infancia".

Hace 1.300 años, la mayor parte de la Península Ibérica estaba habitada por musulmanes.

 

Un niño que nace y se hace hombre en su pueblo natal no tiene por qué ser expulsado de, probablemente, el único territorio y cultura que conoce. Pero un niño que nace y no puede seguir viviendo en su casa, es un hombre obligado a buscar un hogar. Construirlo, comprarlo o robarlo. Israel ha preferido lo tercero, y para ello ha utilizado una guerra de sustitución demográfica escoltada.

En la Edad Media, una aldea podía cambiar de dueño cada pocos años. También se asesinaba a las mujeres y a los niños, civiles inocentes. Pero esa familia permanecía en ese asentamiento. En la siguiente guerra, volvería a sufrir las consecuencias, y se mantendría fiel a sus tradiciones, odiaban tanto a uno como a otro señor feudal. El señor feudal que poblara la aldea con ciudadanos de aldeas tradicionalmente propias, se aseguraría una acérrima defensa en el próximo ataque...

Conclusión, adiós a las culturas desarrolladas a partir de un ecosistema natural. Domina la cultura del asfalto, la única capaz de mantener el crecimiento demográfico. Entre todos lo hacemos posible. ¿El qué? La extinción.


Corrígeme si me equivoco, por favor.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall