martes, 30 de noviembre de 2010

Tradición oral

Jan Vansina, en un estudio sobre la tradición oral en los pueblos preliterarios africanos, ha dividido la misma en cinco grandes categorías. Primero están las fórmulas: las del aprendizaje, las de los rituales, de los lemas y los títulos. En segundo lugar, se distinguen los nombres de lugares y personas (tanto tangibles, como míticos). En tercer lugar, situó la poesía oficial y privada, tanto histórica como religiosa o personal. En cuarto lugar, las narraciones perfectamente codificadas, aunque con rangos y códigos no siempre idénticos, en atención a la tipología de los mensajes, que pueden ser históricos, didácticos, artísticos o personales. Y, finalmente, los repertorios legales o normativos de cualquier índole.

Vansina hace hincapié en que no todas estas formas de expresión oral serán encontradas en todas y cada una de los pueblos o tradiciones tribales. La poesía oficial y las narraciones históricas, por ejemplo, sólo aparecen cuando se observa un grado relativamente alto de organización política. Por analogía, podemos pensar que este tipo de transmisión oral debió estar ausente de la tradición oral "salvaje", de la comunidad primitiva, y que sólo se desarrolló en las etapas finales de la barbarie neolítica, cuando la aparición del Estado, el comercio y la escritura estaba próxima.

Enric Bordería Ortiz, Antonio Laguna Platero y Francesca Martínez Gallego.

Extraído de Historia de la Comunicación social (comprar).
En referencia a La tradición oral, de Jan Vansina.

Mastropiero



"Todo comenzó cuando un conocido crítico se resfrió..."

Leer es difícil, pero se puede jugar a tantas cosas con el lenguaje que los significados a veces dependen casi exclusivamente de la velocidad, la intensidad y el tono de la voz al expresarlo...

A veces no importa qué decir, sólo hay que encontrar una forma magistral de contarlo. Y en esto, Les Luthiers son auténticos expertos. Aunque según el propio Daniel Rabinovich, (alias Neneco) “la transformación fue gradual. No tenía ninguna veta humorística previa. De a poco comencé a realizar algunas improvisaciones graciosas, y me salieron bien”. Bien... pero siempre mejorable hasta límites insospechados.

Un continuo retorno al origen del sentido de un texto imposible e inacabado. En esto, el humor se asemeja mucho a la vida.

Reputación online

La nueva proyección laboral, y probablemente la última si uno está dispuesto a no abarcar más de lo que debiera y empezar a apretar un poquito, es la de SEO.

El siguiente documento no tiene mucho que ver con esto. Habla sobre reputación online y ha sido elaborado por la Asociación Española de Responsables de Comunidad (AERCO); por tanto, este ámbito de conocimiento pertenece a los que poco a poco van ajustando una definición a sus recientes responsabilidades dentro de la empresa en el entorno digital como dinamizadores de una plataforma virtual; los community manager.

De eso, concretamente, se encarga Pedro, aprendiz y futuro experto en redes sociales, más nos vale... Pero aún así, creo que es muy interesante conocer qué herramientas podemos utilizar para ello.




Una de las cosas que me prometí a mí mismo y a ellos cuando decidí entrar en el proyecto es que no habría secretos. Me siento obligado a compartir mis fuentes de conocimiento. ¿Dónde queda el secreto empresarial? En la empresa.

No creo que el acceso a la información sea el valor diferenciador, sino el tiempo que le dedicamos a una especialidad, el crecimiento adaptado.

El mejor no es el que más lee sobre SEO o community managment, es el que más tiempo le dedica, y si estoy aquí, es porque me gusta y disfruto aprendiendo el idioma de los buscadores, como lo haría cualquier traductor de griego enamorado de La Odisea; no porque quiera diferenciarme del resto, aunque sea una consecuencia necesaria para comer...
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall