domingo, 22 de enero de 2012

Vicente Martín


(I premio de poesía 'Fernando Gil Tudela, 2007)


XII

Decimos, por ejemplo, que el tiempo es un espacio vacío
donde habitan, sin carne, los recuerdos.
Decimos que el silencio es un lago donde flotan
a oscuras los nenúfares,
que existen los veranos porque hay chicas de rojo
que gotean de sol en las terrazas,
decimos que un poeta es un cuerpo muy extraño,
que un clavel es un grito carmesí
y la nieve, sisones azulados.

Cuando se abre el semáforo y nos llaman
albañiles desnudos que tiritan como pájaros locos,
cuando llega el dolor que no evaporan los bosques,
cuando un día te meten un cadáver debajo de la puerta
y es eterna la noche y ruge el mar,
entonces,
por ejemplo,
lo pensamos mejor y nos callamos.






Digital World War

digital world war, guerra mundial digital, primera guerra mundial digital, first digital wold war

Alguno ya la han llamado la "Primera Guerra Mundial Digital". En las guerras no hay vencedores, así que es bastante probable. Lo que está en juego es un paraíso con callejones oscuros, lo que vemos en la red es lo que hay detrás del ordenador. Podría haber sido cualquier otra cosa, pero lo que nos ha llevado a esta situación son los derechos de los autores (cobrarlos) por un lado, y un rechazo popular al intento de censura, por otro.

Los bandos están claros,

- servicios de alojamiento web (Megaupload, Rapidshare,...) y páginas de enlaces (Peliculasyonkis, divxonline, cinetube,...) contra
- las industrias culturales que vienen controlando los procesos de producción (-muy- grandes estudios discográficos, productoras audiovisuales y editoriales),

Desde el principio, la industria puso nombre a aquellos que hacen uso de sus enemigos. Los llamó "piratas" (igualito que los somalíes) por ver películas sin ir al cine; pasando a convertirse España en 2010 en "el país más pirata del mundo", podría haber sido "el más cinéfilo o melómano", pero no. Megaupload ha sido la primera en caer tras una intervención del FBI al estilo Hollywood, pero no después de una larga lista de juicios a otras web de alojamiento en España y en Estados Unidos sin ningún resultado favorable a los intereses de la industria (12-0), de ahí el motivo de poner una nueva arma sobre el tablero, las leyes Sinde-Wert (en España), y SOPA y PIPA (en Estados Unidos). La lectura más rápida es que quieren quitar al sistema judicial de enmedio.

Pero hay una masa crítica creciendo detrás y que ha llevado a más de uno a cambiar de posición. Anonymous no es el 15-M. En la Puerta del Sol, todos los que salieron a la calle se enfrentaban a la misma estafa: una misma ley electoral, por ejemplo; y si estás de acuerdo con ella es porque te beneficia... Sin embargo, Anonymous es un grupo de hackers-activistas que se comunican entre sí por internet, haciendo clicks y, entre otras cosas, no apoyan la censura. No hay más. No todos los que han entrado a una web para echarla abajo tienen por qué conocer 4chan, simplemente se trata de proteger su derecho a compartir archivos (documentos, canciones, películas, series,...) con sus amigos y la denegación del servicio (DNS) parece que todavía se considera un signo de protesta por los medios, lo que anima a la gente a seguir haciéndolo.

A diferencia de la reforma de la ley electoral o una ley que proteja a los niños de la pornografía, aquí no todos tenemos por qué estar de acuerdo; ¿proteger el copyright puede dar lugar a censura? Dos alternativas: modelo anterior, o modelo por desarrollar abierto a nuevas formas de financiación. No hay punto medio y en la situación actual mixta parece que pierde la primera.

No sé si esto es una guerra, pero si pierde internet, ambos bandos pierden, igualito que el planeta. Lo que estamos haciendo de uno y otro lado es ponerle vallas al campo, por la fuerza económica o por la fuerza organizativa. La piedra está en el tejado de los gobiernos, que pueden respetar la división de poderes que les da legitimidad o tomar parte de manera resolutiva en un proceso judicial, como es decidir si se cierra o no una web.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall