lunes, 20 de septiembre de 2010

Ladrón de pacotilla

Soy inocente. No he robado todo lo que sé.

Sofía Castañón


ME HE AFICIONADO A RESPONDER
encuestas por teléfono y a escuchar
a los testigos de las cien religiones
de mi barrio. Dejo que me acose
la vecina del cuarto con cosméticos
que sé que no me quitarán las ojeras
y me trago
todos los programas
que hablan de
cómo viven los ricos
cómo mueren los pobres...
Estoy muy ocupada,
por eso no entiendo por qué
ahora, sola en la habitación,
echo tanto de menos tus pies,
húmedos por el sudor compartido,
pisando las baldosas de la cocina.








Racionalización

Trataremos de ver claramente, por lo pronto, qué es lo que significa desde el punto de vista práctico esta racionalización intelectualista operada a través de la ciencia y de la técnica científicamente orientada. ¿Significa, quizás, que hoy cada uno de los que estamos en esta sala tiene un conocimiento de sus propias condiciones de vida más claro que el que de las suyas tenía un indio o un hotentote? Difícilmente será eso verdad. A no ser que se trate de un físico, quien viaja en tranvía no tendrá seguramente ni idea de cómo y por qué aquello se mueve. Además, tampoco necesita saberlo. Le basta con poder "contar" con el comportamiento del tranvía y orientar así su propia conducta, pero no sabe cómo hacer que los tranvías funcionen. El salvaje sabe muchísimo más acerca de sus propios instrumentos.

(...)

La intelectualización y racionalización crecientes no significan, pues, un creciente conocimiento general de las condiciones generales de nuestra vida. Su significado es muy distinto; significan que sabe o se cree que en cualquier momento en que se quiera se puede llegar a saber cualquier cosa, por tanto, no existen en torno a nuestra vida poderes ocultos e imprevisibles, sino que, por el contrario, todo puede ser dominado mediante el cálculo y la previsión. Esto quiere decir simplemente que se ha excluido lo mágico del mundo.

Max Weber

Extraído de El político y el científico (.pdf)

Miniatura

jirafa, gigante, ciudad
Searching for Paradise, de Suichi Nakano

(Vía Pink Tentacle)

No saber cómo regresar. Todos los carteles apuntan hacia otro lado. Las nubes no huelen al mismo viento. No hay escondite.
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall