lunes, 11 de julio de 2016

Escribid


Escribid malditos

Ahora tienes que decirlo,
bien alto y bien claro.
Decirlo bien, nada de susurros
de altavoz descabezado.
Como tú sabes. Ya saben
de lo que eres capaz
cuando te escondes.

Acuérdate de la fuente,
agárrate al pasado y surge
como un árbol inesperado.

Acuérdate de nosotros,
de los que ya no estamos.

Tienes fracturas pendientes
con la justicia. Crecer
por las cuestas del ocaso,
¿hay segunda vez acaso?

No puedes quitar una coma
sin quitarte de en medio.
Busca la verdad como un verbo
en el diccionario de antónimos.

Estás harto. Ellos esperan
y tú; no avanzamos. Te lanzas al vacío,
a la red blanca que imaginas en el pozo,
la líquida seguridad de los años.

Humanos del mundo, escribíos.
Escribid vuestro nombre de futuro
en otros ojos.
Mirad lejos del nosotros.
Mirad distinto.
Mirad impresionismo.
Mirad abstracto.
Dejad de miraros entre vosotros
señalando al loco.

Escribid, malditos. Escribid
mientras podáis sujetaros
con tres dedos la esperanza.

Escribid bien, alto y claro.





Fotografía de Ana Prieto

© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall