miércoles, 28 de noviembre de 2012

Desahucio de burbuja


Desahucios de chabolas explotan la burbuja inmobiliaria

Toca a la puerta
de la mirilla ciega,
eco en paredes secas
de la celdilla vacía.

Entran al marco sin puerta
pepitas y pisadas de barro.
Bajo techo de uralita húmeda,
sobre cartas de papel sellado.

Toca a la puerta
sin llave que le abra;
toca el viento y la sal se espanta.
Así vuelan los pobres
del nido, de casa en casa.

No compra sucia.

La ciudad está tomada por deudas bancarias
sin cifra, sin hucia.



SpNt2005 – 28/11/12
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall