lunes, 4 de julio de 2011

Mouseland



Al hilo del 15m:

Si utilizamos términos más propios de una clase de Historia Universal, sólo se me ocurre lo siguiente. Tenemos a la mal llamada "clase política", familia, gremio, mafia, incluso gatos. Un pequeño grupo de gatos con muchos ratones que gestionar. De entre esos ratones, algunos sobresalen, son los que han tenido una mayor educación y han aprendido a sobreponerse a dificultades que los gatos ni se habían planteado hasta ahora por una mera cuestión de necesidad, o más bien, de no necesitarlo. Es la conocida como "élite", los que más saben sin ser necesariamente los que tienen los bigotes más largos. En nuestro caso, su más ventajosa característica es el conocimiento colectivo, la transmisión gratuita del conocimiento. Sin embargo, los gatos siguen controlando los grandes medios de comunicación, y un bipartidismo a golpe de Ley gatuna es un arma de doble filo. Por una parte, los dos huevos están en el mismo nido; y si llegaran a quedarse sin suficientes ratones para repartirse palmaditas en la espalda, se verían obligados a buscar otra granja, y para ello utilizan los ratones más populares, los que salen por la tele, mientras ellos se disfrazan de informativo. Del mismo modo que los nobles más aburridos jugaban a las guerras desde detrás de sus murallas, juegan a ser otro aire distinto al del resto de mortales el que rodea su delicado ronroneo.

La pregunta es si esa élite tendrá espacio. Si internet es un derecho fundamental reconocido, lo tendrán, aunque ya haya sido considerado peligroso para los gatos. Otra cosa es que deje de haber gatos y ratones.

Biodiversidad




Contemplar una selva tropical desde una avioneta puede llevar a alguna que otra sorpresa, pero durante la mayor parte de nuestro viaje sólo veremos una alfombra verde, todos los árboles parecerán el mismo. Entre otras cosas, porque biodiversidad no se refiere exclusivamente a plantas, bichos y animales con pelo... sino a especies, subgrupos de seres vivos que forman parte de un mismo ecosistema y comparten o complementan sus características para sobrevivir en un ambiente exclusivo.

selva panama, biodiversidad, amazonas, greg asnerGreg Asner, junto a su equipo de la Carneige Institution for Science de Stanford (California), ha pasado los últimos dos años fotografiando "químicamente" selvas tropicales gracias al Airborne Taxonomic Mapping System (AToMS). Se trata de un avión con cámaras capaces de captar las diferencias en el reflejo de la radiación solar de la superficie del bosque. Según Asner, en un buen día puede cubrir 80.000 acres (32.375 hectáreas). El resultado en la selva de Panamá (en la imagen) asciente a unas 4.700 especies diferentes de plantas, pudiendo apreciar diferencias en los ejemplares que han pasado por sequías o que están siendo afectados por la expansión de una especie invasora o por una explotación minera. En la parte del Amazonas del sur de Perú, por ejemplo, se han "identificado 21 rasgos espectrales que emitían señales de identificación para el 90% de las especies".

Con esta información resulta más fácil comprender la pérdida que representa la tala masiva para grandes plantaciones dirigidas al suministro de supermercados y grandes centros comerciales; maíz, soja, palma, eucalipto,... Tristemente, vender bosque parece ser la idea más recurrida para pagarle los intereses al banco: billetes verdes en lugar de 4.700 formas diferentes de ponerle nombre a la vida.

Hijo

Hijo pródigo de la desgracia


No he vivido una guerra,
no he notado en mis manos el peso de la carne
y nada más.
No he respirado la ceniza,
ni los gritos me asaltan por las noches;
no he sentido la vulnerabilidad de la trinchera
ni el temblor del rifle ante mi enemigo.

Sin embargo, eso no impide
que me sienta como un ángel
con el culo lleno de metralla.
Los libros me han susurrado la desgracia
de ser esclavo de esta historia,
de la Historia de España,
de la Gran Historia Universal.

No he sentido el frío del exilio
ni la orfandad de la infancia robada.
No merezco cartas ni medallas.
Sin embargo, no creo que mi lucha no tenga sentido
por estar lejos de las balas,
por ser mi espejo el campo de batalla.
La guerra a la que me enfrento cada día
es controlar al animal que habita mi estómago,
y prepararme para, llegado el momento,
impedir que la Historia se repita.




De Lo supe en cuanto te vi
Publicada en el número 7 de
Acta Verbum

Intereses



(Gracias Carlos)

Imaginemos que el banco posee una cantidad total de, digamos, cien monedas de oro...


(Ver película)
© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall