domingo, 22 de enero de 2017

Enrique Badosa


De Historias en Venecia (1978)

Preso político

Era muy hábilmente interrogado
varias veces al día, la verdad:
porque amaba las fuentes de agua fresca
que viven en el bosque matinal,
y el vuelo de los pájaros del alba
que incandescentes van de libertad.

A todos los nocturnos y resecos,
este amor los llevaba a sospechar.
Un día, antes de tiempo y sin la venia,
se les murió de muerte natural;
sólo porque morir está de moda,
y el que interroga sabe interrogar.




Extraído de Poesía castellana de cárcel (José María Balcells)


Más poesías de Enrique Badosa (y aún más)

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall