domingo, 17 de octubre de 2010

La isla de las flores




(Gracias Villa)

Sinceramente, creía que ya había posteado este vídeo... pero no he encontrado, así que aquí está de nuevo.

No deja de ser un breve documental sobre la evolución del hombre, que ha pasado de estar basada en la adaptación ambiental, al ecosistema; a la social, el dinero.

Este cambio ha establecido una relación diferente entre miembros de la misma especie (la humana) y ha llevado a una gran parte de sus individuos a competir con el resto de especies, que aunque no sean humanos, generan dinero. ¿Es justo debatir sobre toros cuando hay gente que se muere de hambre?

piramide de MaslowEl dinero es esa cosa que está dispersa por el mundo en cuanto uno nace, y no sabe muy bien cómo, tiene que entrar a formar parte de esa red de "privilegiados", generar un flujo que le permita obtenerlo de otros humanos para poder utilizarlo, sobrevivir sin la necesidad de coger frutas de los árboles. El dinero no se coge de los árboles (dijo un gran sabio), hay que entrar en el sistema, trabajar para alguien (jefe o cliente) para sobrevivir.

Pocos seres humanos nacen con una porción de tierra lo suficientemente extensa como para ser completamente autosuficientes, y no llegarían nunca al confort de un oficinista deprimido.

"Calidad de vida" es un concepto tan ambiguo que sólo puede afirmarse que es subjetivo. Entramos en el sistema financiero, el alma codiciosa del planeta, por analogía damos por hecha la existencia de una propia y creemos que hemos conseguido así la independencia ante lo material. Creemos que el dinero nos otorga poder de decisión, nos libera, mientras nuestro cuerpo envejecido nos inmoviliza con el paso de los años.

La libertad
, nuestro sueño, es la ilusión de poder escapar de lo imprescindible, el hambre. Algo que nunca conseguiremos aún siendo muchimillonarios, el dinero lo único que consigue es relativizar nuestra percepción del tiempo, nos da una base para imaginar cómo nos gustaría vivir, qué nos gustaría hacer con nuestro tiempo y no perecer en el intento.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Lo supe en cuanto te vi
Maira Gall