martes, 30 de noviembre de 2010

Tradición oral

Jan Vansina, en un estudio sobre la tradición oral en los pueblos preliterarios africanos, ha dividido la misma en cinco grandes categorías. Primero están las fórmulas: las del aprendizaje, las de los rituales, de los lemas y los títulos. En segundo lugar, se distinguen los nombres de lugares y personas (tanto tangibles, como míticos). En tercer lugar, situó la poesía oficial y privada, tanto histórica como religiosa o personal. En cuarto lugar, las narraciones perfectamente codificadas, aunque con rangos y códigos no siempre idénticos, en atención a la tipología de los mensajes, que pueden ser históricos, didácticos, artísticos o personales. Y, finalmente, los repertorios legales o normativos de cualquier índole.

Vansina hace hincapié en que no todas estas formas de expresión oral serán encontradas en todas y cada una de los pueblos o tradiciones tribales. La poesía oficial y las narraciones históricas, por ejemplo, sólo aparecen cuando se observa un grado relativamente alto de organización política. Por analogía, podemos pensar que este tipo de transmisión oral debió estar ausente de la tradición oral "salvaje", de la comunidad primitiva, y que sólo se desarrolló en las etapas finales de la barbarie neolítica, cuando la aparición del Estado, el comercio y la escritura estaba próxima.

Enric Bordería Ortiz, Antonio Laguna Platero y Francesca Martínez Gallego.

Extraído de Historia de la Comunicación social (comprar).
En referencia a La tradición oral, de Jan Vansina.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada